Mundo

Obama niega que caso Petraeus haya afectado la seguridad de EE. UU

Actualizado el 14 de noviembre de 2012 a las 12:00 am

Petraeus, general retirado, renunció el viernes a su cargo de director de la CIA luego de admitir una relación adúltera con su biógrafa, Paula Broadwell

Mundo

Obama niega que caso Petraeus haya afectado la seguridad de EE. UU

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

                         Obama señaló que se abrió una investigación sobre el caso, pero dijo que no haría "comentarios sobre los detalles" de la misma. | AFP.
ampliar
Obama señaló que se abrió una investigación sobre el caso, pero dijo que no haría "comentarios sobre los detalles" de la misma. | AFP.

Washington (AFP). Barack Obama afirmó hoy que el escándalo que costó el puesto al director de la CIA, David Petraeus, no tuvo a priori consecuencias sobre la seguridad nacional de Estados Unidos y defendió enérgicamente a su embajadora ante la ONU en relación al ataque en Bengasi.

"No tengo ninguna prueba hasta el momento, según lo que he visto, de que se haya divulgado informaciones secretas que pudieran tener consecuencias negativas sobre nuestra seguridad nacional", dijo Obama en una conferencia de prensa en la Casa Blanca.

En su primera aparición ante los periodistas desde que fue reelegido el 6 de noviembre, Obama señaló que se abrió una investigación sobre el caso, pero dijo que no haría "comentarios sobre los detalles" de la misma.

Petraeus, general retirado, renunció el viernes a su cargo de director de la CIA luego de admitir una relación adúltera con su biógrafa, Paula Broadwell.

El escándalo se extendió con el cuestionamiento del general John Allen, comandante de las fuerzas de la coalición internacional en Afganistán. Su nominación al comando supremo de la OTAN fue suspendida el martes por Obama, luego de la apertura de una investigación por mensajes inapropiados que el jefe militar habría intercambiado con Jill Kelly, amiga de Petraeus.

El abogado de Allen, John Baker, afirmó en un comunicado el miércoles que el general "cooperará plenamente" con la investigación del Pentágono por los correos electrónicos enviados a Kelly.

Tras aceptar la renuncia de Petraeus el pasado jueves, Obama destacó nuevamente el miércoles los servicios "extraordinarios" que prestó a la nación. "Pero, según su propia evaluación, no estuvo a la altura de los criterios necesarios para un director de la CIA, en lo que respecta a sus relaciones personales", subrayó el presidente.

El caso Petraeus, que sacude a los organismos de inteligencia, el ejército y el ambiente político en Washington, repercute en el Congreso, con audiencias en curso a puerta cerrada sobre el ataque que costó la vida a cuatro estadounidenses, entre ellos el embajador en Libia, el 11 de septiembre en Bengasi.

Petraeus prestará testimonio el viernes por la mañana ante el Comité de Inteligencia de la Cámara de Representantes sobre el mortal ataque al consulado en Bengasi.

PUBLICIDAD

El exjefe de la CIA testificará en una audiencia privada, informó el propio comité.

Por otra parte, el "acceso a secretos de defensa" a Broadwell, cuya computadora contenía documentos clasificados como secretos, fue revocado, afirmó este miércoles la cadena CNN.

Esta habilitación permitía a la biógrafa de Petraeus el acceso a documentos considerados secretos de la defensa nacional.

"Se adoptaron medidas apropiadas en relación a la habilitación y autorización de acceso de esta oficial", confirmó a la AFP el teniente-coronel James Gregory, quien rehusó sin embargo precisar el significado exacto de la expresión "acciones apropiadas".

El senador republicano John McCain ya había afirmado que Petraeus declararía ante el comité. McCain acusa desde hace semanas al gobierno Obama de haberse negado a reconocer inicialmente el carácter "terrorista" del ataque contra su misión en Bengasi.

McCain, frustrado rival de Obama en las presidenciales de 2008, comparó este miércoles el caso de Bengasi con el escándalo Watergate y amenazó con bloquear la eventual confirmación de la embajadora Susan Rice al Departamento de Estado.

Rice fue ampliamente criticada luego de decir, apenas días después del ataque al consulado estadounidense, que de acuerdo a investigaciones de los servicios de inteligencia todo empezó con una "protesta espontánea" contra un film antiislámico rodado en territorio norteamericano, que luego "degeneró" en un ataque a la representación diplomática.

Pero los intentos republicanos de centrar sus críticas en Rice fueron duramente recibidos por Obama, que la defendió diciendo que hizo un "trabajo ejemplar" en la ONU, demostrando "talento, profesionalismo y fortaleza". "Tratar de afectar su reputación es repulsivo", agregó el mandatario.

Obama dijo que Rice apareció en programas televisivos de domingo tras el ataque a la legación a pedido de la Casa Blanca, "aportando las mejores informaciones en base a la información que se le había suministrado" en ese momento.

"Si los senadores (republicanos) John McCain y Lindsey Graham y otros quieren buscar a alguien, deberían venir a buscarme a mí", desafió Obama.

"Cuando se la toman con la embajadora ante Naciones Unidas, aparentemente porque estiman que es una presa fácil, quiere decir que tienen un problema conmigo y si yo decido que ella será la mejor persona para servir a Estados Unidos en el Departamento de Estado, la nombraré", agregó el presidente, quien se negó este miércoles a revelar sus intenciones sobre la esperada reorganización de su gabinete.

  • Comparta este artículo
Mundo

Obama niega que caso Petraeus haya afectado la seguridad de EE. UU

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota