Mundo

OEA ahonda sus diferencias y se abre a debatir cambios

Actualizado el 05 de junio de 2012 a las 12:00 am

Mundo

OEA ahonda sus diferencias y se abre a debatir cambios

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Cochabamba, Bolivia (AP). La Organización de Estados Americanos (OEA) concluyó hoy su 42° asamblea general en medio de una crisis interna y fuertes críticas de los países del ALBA, lo que provocó el retiro anticipado de la representante de Estados Unidos tras la dura arremetida del único mandatario invitado, el ecuatoriano Rafael Correa.

El cónclave aprobó abrir un debate y buscar consensos para reformar el funcionamiento de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y de la Corte correspondiente, las cuales han sido blanco de críticas y constituyeron el punto central de los debates que congregaron a 16 cancilleres y representantes de 34 países del hemisferio.

El presidente anfitrión, Evo Morales, concordó con Correa en que la OEA debe cambiar para dejar de servir al imperio (una referencia a Estados Unidos) o desaparecer. Venezuela y Nicaragua se sumaron a las críticas.

La resolución aprobada encomienda al Consejo Permanente a formular un plan de aplicación de las reformas propuestas por un grupo de trabajo y buscar consenso con todas las partes, incluyendo a las organizaciones de la sociedad civil que han manifestado su temor de que esas enmiendas debiliten y resten autonomía al sistema interamericano de derecho humanos.

Incluso Estados Unidos, que fue acusado por países del ALBA de influir en esos órganos para perjudicarlos, respaldó la iniciativa de abrir un debate sobre los futuros cambios. Varios cancilleres manifestaron que las reformas no pretenden restar independencia y autonomía a los dos órganos, sino fortalecerlos.

El asunto tuvo que ser discutido en una sesión reservada ante las abiertas pugnas. La resolución implica que la OEA abre un debate interno para ajustar su propio funcionamiento sin adoptar cambios inmediatos.

La encargada de la diplomacia estadounidense para América Latina, Roberta Jacobson, dijo a la agencia de noticias The Associated Press que el ALBA trata de imponer su línea y deja claro que hay una división al interior de la OEA.

El lunes, Correa acusó a la CIDH y a la Corte de someterse a Washington, a ONGs derechistas y a la capital que domina los grandes medios de prensa.

Venezuela, Ecuador, Bolivia y Ecuador, socios del bloque, han cuestionado a Washington por supuestamente influir en la CIDH y la Corte sin haber suscrito la Carta Interamericana de Derechos Humanos y sin tener en cuenta su propio historial de violaciones a los derechos humanos en Cuba y en otras regiones del mundo.

PUBLICIDAD

Las fuertes discrepancias con la OEA han sido uno de los motivos que impulsaron, al influjo de Venezuela, la reciente creación de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac), sin la participación de Estados Unidos y Canadá.

  • Comparta este artículo
Mundo

OEA ahonda sus diferencias y se abre a debatir cambios

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota