Newtown entierra a sus víctimas de matanza

Presidente de EE. UU. abordará tema de armas para evitar más tragedias

Últimas noticias


        
        
      Servicios religiosos de funerales se realizaran a lo largo de la semana. | AFP
Servicios religiosos de funerales se realizaran a lo largo de la semana. | AFP ampliar

Newtown, Estados Unidos (AFP). La pequeña localidad de Newtownn de Connecticut enterraba hoy a las primeras víctimas de la masacre en la escuela primaria de Sandy Hook, luego de que el presidente Barack Obama prometiera un debate para ‘evitar tragedias como ésta’.

Los funerales de Noah Pozner y Jack Pinto, ambos de 6 años, tendrán lugar en Newton y Fairfield un pueblo vecino, mientras que el resto de los 20 niños y seis adultos asesinados serán sepultados a lo largo de la semana, informó el periódico Newtown Patch.

El autor del tiroteo, un joven de 20 años, mató antes a su madre en su domicilio, y se suicidó luego en el establecimiento escolar.

Ayer, el presidente estadounidense Barack Obama visitó la localidad de 27.000 habitantes de Nueva Inglaterra para consolar a las familias de las víctimas, ocasión en la que prometió hacer todo lo posible para evitar esta clase de tragedias.

Obama nombró a cada uno de los 20 niños asesinados y llamó al país a ‘ser digno de su memoria’.

El presidente pidió a sus compatriotas que “se pregunten si estamos haciendo lo suficiente para proteger a nuestros niños”.

“Estuve pensando en esto en los últimos días, y si somos francos con nosotros mismos la respuesta es no”, agregó el presidente, en su cuarta visita a Newtown a un escenario de actos de violencia mortal.

“No podemos tolerarlo más. Estas tragedias deben terminar. Y para que así sea, debemos cambiar”, afirmó el mandatario.

“En las próximas semanas, emplearé los poderes que mi función me confiere y me reuniré con mis conciudadanos, desde las fuerzas del orden hasta los profesionales de la psiquiatría, pasando por los docentes, con el fin de trabajar para evitar tragedias como ésta”, comentó el presidente.

Este nuevo tiroteo, uno de los más graves en un establecimiento escolar, volvió a instalar el debate acerca de las leyes que reglamentan el derecho a poseer armas garantizado por la Segunda Enmineda a la Constitución estadounidense.

Desde la masacre del viernes se han multiplicado los llamados a endurecer la legislación sobre armas de fuego.

La senadora demócrata Dianne Feinstein anunció ayer que, en cuanto entre en funciones el nuevo Congreso a principios de enero, presentará un proyecto de ley para prohibir la compra de fusiles de asalto.

Una ley, firmada por el presidente Bill Clinton en 1994, los prohibió, pero la disposición expiró en el 2004, y no fue renovada.

Barack Obama propuso restablecerla durante su campaña presidencial de 2008, pero durante su gestión no hizo de ello una prioridad.

Servicios religiosos se realizaron ayer en Newtown, donde diversas esquinas se transformaron en memoriales improvisados con velas, palabras de consuelo, globos blancos y peluches.

Por su parte, la Policía confirmó oficialmente ayer la identidad del autor de la matanza: Adam Lanza de 20 años, quien se suicidó tras haber disparado muchos tiros.

El teniente Paul Vance, portavoz de la Policía de Connecticut expresó que “Adam Lanza utilizó principalmente un fusil de asalto Bushmaster .223”

“Tenía también dos pistolas, con una de las cuales se suicidó, y varios cargadores llenos a su disposición para cada una de las armas. Un segundo fusil fue hallado en el baúl de su coche, estacionado fuera de la escuela” comentó.

Según medios estadounidenses, todas esas armas fueron compradas legalmente por la madre de Adam Lanza, que poseía muchas en su casa.

Los investigadores ya hablaron con la única adulta herida que sobrevivió al ataque y los cuerpos comenzaron a ser entregados a las familias, precisó Vance, quien destacó que aún se necesitarán ‘semanas de trabajo’ para responder a numerosas preguntas.

Rellene los campos para enviar el contenido por coreo electrónico.

Enviar:

Noticia La Nación: Newtown entierra a sus víctimas de matanza