Mundo

Mueren 19 personas en El Cairo en combates entre la policía e hinchas de fútbol

Actualizado el 09 de febrero de 2015 a las 05:14 am

 22 policías resultaron heridos y 18 agitadores fueron detenidos

Mundo

Mueren 19 personas en El Cairo en combates entre la policía e hinchas de fútbol

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

El partido, contra el club de Enbi, se jugaba abierto al público y no a puerta cerrada, como ha ocurrido con la mayoría de los partidos en Egipto desde los sangrientos disturbios sucedidos en un estadio de Port Said en 2012.
ampliar
El partido, contra el club de Enbi, se jugaba abierto al público y no a puerta cerrada, como ha ocurrido con la mayoría de los partidos en Egipto desde los sangrientos disturbios sucedidos en un estadio de Port Said en 2012.

Diecinueve personas murieron en los enfrentamientos ocurridos el domingo en El Cairo entre la policía e hinchas de fútbol, antes del primer partido del campeonato egipcio celebrado con público desde 2012, según un nuevo balance oficial.

"Diecinueve personas murieron, 22 policías resultaron heridos y 18 agitadores fueron detenidos", declaró el lunes un portavoz del ministerio del Interior, rebajando un balance anterior de 22 muertos.

"Los 19 fallecimientos se deben a la avalancha. Ninguna víctima mortal tenía heridas de bala", dijo a la AFP Jaled al Jatib, jefe de los servicios de socorro de El Cairo.

"Muchas de las víctimas tenían la nuca rota", agregó.

Los disturbios estallaron a las puertas de un estadio del noreste de la capital egipcia, cuando los seguidores del club Zamalek intentaron entrar por la fuerza en el recinto.

El partido, contra el club de Enbi, se jugaba abierto al público y no a puerta cerrada, como ha ocurrido con la mayoría de los partidos en Egipto desde los sangrientos disturbios sucedidos en un estadio de Port Said en 2012.

Para el encuentro del domingo, el número de aficionados autorizados a presenciar el encuentro se limitó a 10.000, pero "la muchedumbre en el exterior sobrepasó rápidamente esta cifra e intentó asaltar las puertas del estadio y escalar los muros", indicó el ministerio de Interior en un comunicado.

Los hinchas, miembros del grupo de los Ultra White Knight, intentaron entrar por la fuerza en el recinto, indicó la policía, cuyos agentes hicieron uso de gases lacrimógenos para dispersarlos. Los seguidores respondieron con material pirotécnico, según la policía y testigos.

"Había un vehículo policial incendiado", indicó un testigo a la AFP, y precisó que la gente huyó "hacia el desierto" para escapar de los enfrentamientos.

El gobierno respondió rápidamente a los disturbios y decidió suspender el campeonato de primera división hasta "una fecha que se decidirá posteriormente", según un comunicado de la oficina del primer ministro, Ibrahim Mahlab.

La Federación Egipcia de Fútbol restableció además la prohibición para el público de asistir a los partidos, que las autoridades habían levantado parcialmente en diciembre.

A pesar de la gravedad de la situación, el partido se jugó, lo que agravó la cólera de los aficionados. El jugador Omar Gaber, defensa del Zamalek, fue sancionado por el club con una suspensión temporal por negarse a jugar. En el exterior de la morgue de El Cairo, los allegados de las víctimas se concentraron para intentar identificar a algún miembro de su familia.

"Los jóvenes son los encargados de construir este país y la policía los mata", gritó un hombre, mientras otros familiares se enfrentaban con los agentes de seguridad de la funeraria, que bloqueaban el acceso.A continuación, los responsables sacaron computadoras al exterior de la morgue, donde aparecían fotografías de las víctimas para permitir su identificación.

El fiscal general ordenó la apertura de una investigación, según un comunicado de la fiscalía. Tras este anuncio, los aficionados bloquearon una carretera de acceso al estadio e incendiaron tres vehículos de policía. En diciembre, las autoridades egipcias decidieron autorizar el regreso de un número limitado de espectadores a algunos encuentros del campeonato de primera división, con motivo de la fase de vuelta de la liga que empezó el domingo.

La Federación Egipcia había precisado que esta reapertura de estadios al público sería limitada. Los encuentros jugados en los principales estadios de El Cairo y Alejandría contarían con 10.000 espectadores y el resto de recintos deportivos, sólo con 5.000.

Sólo los partidos que oponen a dos de los principales equipos del país, uno de ellos Zamalek, se siguen jugando a puerta cerrada.

En Port Said en febrero de 2012, tras un encuentro ganado por el club local de Al Masry contra el cairota Al Ahly, hinchas de Al Masry atacaron a partidarios del otro equipo, provocando unos enfrentamientos que se saldaron con 74 muertos y centenares de heridos.

Desde esta tragedia, el ministerio del Interior sólo autorizaba a un reducido número de espectadores a asistir a los encuentros jugados por los clubes egipcios en el marco de competiciones continentales, así como a los encuentros de la selección nacional.

  • Comparta este artículo
Mundo

Mueren 19 personas en El Cairo en combates entre la policía e hinchas de fútbol

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios

Noticias Relacionadas

Regresar a la nota