Mundo

Ciudad mexicana con 1.600 muertos desde 2011

Monterrey pierde el barrio Antiguo ante la inseguridad

Actualizado el 16 de julio de 2012 a las 12:00 am

Se conforma por 16 calles en las que hay bares, tiendas, cafés y discotecas

Esta zona fue durante años un atractivo turístico de Nuevo León

Mundo

Monterrey pierde el barrio Antiguo ante la inseguridad

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Monterrey, México. AFP. Monterrey, la tercera ciudad más poblada de México, y capital del estado de Nuevo León, ha visto derrumbarse su barrio Antiguo ante la proliferación de la violencia ligada al tráfico de drogas que ha cobrado ya más de 1.600 vidas desde el 2011.

Las 16 calles que conforman este sector de la ciudad, que en toda su área metropolitana tiene unos cuatro millones de habitantes, lucían hasta el 2010 pletóricas de restaurantes, bares, boutiques, cafés y discotecas, que cada fin de semana recibían hasta 10.000 clientes.

Como destino turístico, el barrio Antiguo se posicionó a la par de atractivos museos y parques recreativos del estado de Nuevo León, uno de los más ricos de México y cuya capital, Monterrey, es sede de firmas transnacionales.

Pero la delincuencia organizada acabó con la riqueza del barrio Antiguo, al tiempo que Nuevo León se convertía en uno de los distritos más golpeados por la violencia ligada al crimen, que ha dejado en todo México más de 50.000 muertos desde diciembre del 2006.

“El barrio Antiguo, como marca, llegó a tener un peso tan fuerte que las mismas autoridades estatales comenzaron a impulsarlo como atractivo para turistas nacionales y extranjeros”, comentó el empresario Martín Rubio, uno de los veteranos de la zona.

Llegaron los problemas. “El problema fueron las extorsiones y las amenazas de secuestro que empezaron a llegar a los propietarios de los antros (bares) y restaurantes. Eso obligó al cierre de muchos negocios que estaban teniendo mucho éxito y provocó que otros frenaran su ritmo de crecimiento para mantener un bajo perfil”, añadió.

La época de jauja empezó a finales de la decáda de los 90, cuando negocios como los bares Río, La Chavela, el Ananá y Manaus se volvieron íconos de la diversión, que iniciaba con una espera de hasta dos horas para poder ingresar.

Junto a los sitios destinados al sector de altos ingresos, florecieron restaurantes de tipo popular, bares con música romántica o de trova, “antros” alternativos con música de jazz como La Casa Amarilla o el decano, Iguana’s café, que desde 1984 mantenía su tradición de grupos de rock en vivo.

Pero el 2010 marcó el arribo de la delincuencia organizada, específicamente del cartel de Los Zetas. Se desató la venta de droga, a la par de extorsiones y amenazas. Los delincuentes obligaban a los propietarios a permitir la venta de droga y luego empezaron a tramitar licencias de venta de alcohol .

  • Comparta este artículo
Mundo

Monterrey pierde el barrio Antiguo ante la inseguridad

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota