Miles en Oriente Medio festejan la caída del presidente egipcio Hosni Mubárak

Últimas noticias


        
        
      Suleiman durante el anuncio de la salida de Mubárak divulgado en la televisión pública egipcia esta mañana. | AP.
Suleiman durante el anuncio de la salida de Mubárak divulgado en la televisión pública egipcia esta mañana. | AP. ampliar

Beirut (AP). Miles de habitantes de Oriente Medio desde Beirut a la franja de Gaza salieron a festejar a las calles el viernes luego de la renuncia del presidente egipcio Hosni Mubárak, entre disparos al aire y fuegos artificiales.

Incluso en Israel, donde la revuelta de 18 días contra Mubarak se siguió con aprensión, un exministro dijo que el exmandatario hizo lo correcto. "La calle ganó", dijo al canal 10 el exjefe de Defensa Binyamin Ben-Eliezer, quien había hablado con Mubárak el jueves. "No habÍa nada que hacer. Es bueno que haya hecho lo que hizo".

Sin embargo, los gobiernos de la región, de Jordania a Iraq, de Israel a Túnez, evitaron hacer declaraciones en las horas siguientes al anuncio.

Un funcionario israelí que pidió no ser identificado dijo: "solo esperamos que la transición sea tan calma como sea posible". Israel observó consternado la renuncia del presidente egipcio, con el temor de que la caída de su aliado más firme en el mundo árabe haga peligrar el tratado de paz bilateral firmado en 1979 y aliente a los islamistas en ascenso en la región.

En Gaza, multitudes jubilosas salieron a las calles, con expectativas crecientes de que ponga fin al bloque impuesto por Israel y Egipto desde que Hamás tomó violentamente el Gobierno en 2007.

"Egipto escribió hoy un capÍtulo nuevo en la historia de las naciones árabes, y ya estoy viendo cómo tiembla el bloqueo de Gaza", dijo el primer ministro del territorio, Ismail Haniyeh.

Hamas ha introducido armas de contrabando desde Egipto, e Israel teme que ese tráfico aumente a partir de ahora.

Varios gobiernos occidentales hicieron hoy llamados al Ejército egipcio, que gobierno ahora el país, a respetar el acuerdo de paz con Israel.

El éxito de la revuelta egipcia llegó menos de un mes después del triunfo del movimiento democrático que expulsó al déspota tunecino Zine El Abidine Ben Alí, hoy exiliado en Arabia Saudí. La velocidad de los cambios tras décadas de regímenes autoritarios en muchos países árabes despertaba la pregunta de qué gobierno podrÍa ser el próximo en caer.

"Estamos muy felices hoy porque fuimos capaces de vencer al dictador Hosni Mubarak. Mañana será el turno de los dictadores de todo el mundo árabe", dijo Issam Alaui, un egipcio que festejaba con decenas de personas más frente a la embajada de su paÍs en Beirut.

Muchos palestinos salieron a las calles de Gaza en la noche. Las mujeres repartÍan caramelos y hombres armados disparaban al aire. "Dios bendiga a Egipto, es un día de felicidad y si Dios quiere todos los líderes corruptos del mundo caerán", dijo Radua Abu Alí, de 55 años, una de las que distribuía dulces.    Miles de personas festejaron también en Jordania, Túnez y LÍbano.

En la capital tunecina, gritos de júbilo y el sonar de claxones recibieron el anuncio de que Mubárak había entregado el poder a los militares. "Dios liberó a nuestros hermanos egipcios de este dictador", dijo un muy sonriente Yacoub Youssef.

En al-Manar, la televisora de la milicia Jezbolá en LÍbano, el locutor egipcio Amr Nassef lloró y exclamó "Dios es grande, el faraón ha muerto. ¿Estoy soñando? Temo estar soñando".

En Ammán, la capital jordana, miles se reunieron frente a la embajada egipcia y gritaron: "Felicitaciones, felicitaciones", mientras explotaban fuegos artificiales. Unos 500.000 egipcios viven en Jordania.

En Iraq, legisladores de todos los partidos celebraron la partida de Mubárak como un avance de la democracia.

El presidente estadounidense Barack Obama dijo que la renuncia de Mubárak no es el final sino el principio de la transición a la democracia en Egipto y afirmó que el líder egipcio respondió a la avidez de su pueblo por el cambio. Pero advirtió que al país le aguardan días difíciles mientras brega por organizar elecciones libres e imparciales.    También dijo que las fuerzas armadas, a las que Mubárak entregó el poder, que deben levantar el estado de emergencia y proteger los derechos de los ciudadanos.

La titular de polÍtica exterior de la Unión Europea, Catherine Ashton, elogió a los manifestantes y dijo que al renunciar, Mubárak  "escuchó las voces del pueblo egipcio y abrió el camino a reformas más veloces y profundas".

La canciller alemana Ángela Merkel dijo que es crucial que el nuevo Gobierno egipcio mantenga el compromiso de la nación con el proceso de paz en Medio Oriente y cumpla sus obligaciones con Israel. "Es un   dÍa de gran felicidad", dijo.

Horas antes de anunciarse la renuncia, el presidente iraní Mahmud Ahmadineyad dijo que la insurrección popular egipcia anunciaba el surgimiento de un nuevo Medio Oriente islámico, en el cual no habrá señales de Israel ni de la   injerencia de Estados Unidos.

Rellene los campos para enviar el contenido por coreo electrónico.

Enviar:

Noticia La Nación: Miles en Oriente Medio festejan la caída del presidente egipcio Hosni Mubárak