Mundo

Segunda esposa de gobernador

Margaretta Rockefeller, causante de la derrota electoral de Rockefeller

Actualizado el 22 de mayo de 2015 a las 12:00 am

Causante de la derrota electoral de Rockefeller

Mundo

Margaretta Rockefeller, causante de la derrota electoral de Rockefeller

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Washington.EFE Margaretta Rockefeller, conocida como Happy Rockefeller, segunda esposa del gobernador de Nueva York en los años 70, Nelson Rockefeller, y cuyo enlace se considera que le costó la candidatura republicana a la Presidencia, murió el martes a los 88 años.

Según The New York Times , que citó fuentes de la familia, la mujer falleció en su casa de Tarrytown (Nueva York) tras sufrir una breve enfermedad.

En abril de 1963, Margaretta Large Fitler se divorció de su entonces marido, el doctor James Slater Murphy (con quien tenía cuatro hijos) , y sólo un mes después se casó con Rockefeller, miembro de una de las familias más acaudaladas e influyentes del país.

Rockefeller también se había divorciado de su esposa (con quien tenía cinco hijos) un año antes y partía como favorito para ser el candidato del Partido Republicano a las elecciones presidenciales de 1964.

Sin embargo, los medios, la opinión pública y sus propios compañeros de partido no toleraron lo que en la época se consideró un verdadero “escándalo”, que un hombre casado y padre de cinco hijos abandonase a su esposa para casarse con una mujer también divorciada, madre de cuatro hijos y 18 años más joven que él.

Rockefeller perdió las primarias republicanas frente al senador por Arizona Barry Goldwater, y el enlace con Margaretta, que entonces ya era conocida como Happy Rockefeller pasó a la posteridad como el escándalo que le pudo costar la presidencia de Estados Unidos.

De su unión nacieron dos hijos Nelson Aldrich Rockefeller Jr. y Mark Fitler Rockefeller.

  • Comparta este artículo
Mundo

Margaretta Rockefeller, causante de la derrota electoral de Rockefeller

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota