Mundo

Maduro lucha contra un ‘burguesito’; Capriles, contra un ‘enchufado’

Actualizado el 11 de abril de 2013 a las 12:00 am

Mundo

Maduro lucha contra un ‘burguesito’; Capriles, contra un ‘enchufado’

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Caracas. AFP. Un “burguesito” arrodillado ante el capitalismo y que “odia la revolución” contra “un enchufado” (favorecido) sin propuestas, cuyo único mérito es “que Hugo Chávez lo designó”: así se definen mutuamente Henrique Capriles y Nicolás Maduro durante su apasionada batalla por la Presidencia venezolana.

En un país donde los ciudadanos viven la política con una intensidad sorprendente, las propuestas para solucionar problemas reales, como la inseguridad, las dificultades económicas o la gestión del petróleo, pasan a un segundo plano en esta campaña centrada en la personalidad de los candidatos.

“Dadas las circunstancias –la muerte Chávez, la brevedad de la campaña y el abrumador ventajismo oficial–, Capriles optó por entrar en la confrontación y Maduro, por imitar a Chávez. Esto ha producido una campaña emocional donde no hay demasiado lugar para los argumentos”, dijo Alberto Barrera, columnista político y coautor de la biografía Chávez sin uniforme .

La campaña está impregnada de lágrimas por Chávez, inundada de insultos cruzados, amenazas y acusaciones de sabotaje, y parece reducirse a consignas prefabricadas o pegadizas canciones.

Pocos venezolanos conocen los detalles del programa de los candidatos y la mayoría elegirá entre un abogado o un exchofer de autobús; entre un codiciado soltero de 40 años o un esposo, padre y abuelo de 50; entre un gobernador que no dudó enfrentarse a Chávez o un obrero socialista ungido por el difunto presidente; entre un político precoz que fue presidente de la Cámara de Diputados con 26 años o un exministro de Relaciones Exteriores que creció a la sombra de Chávez.

  • Comparta este artículo
Mundo

Maduro lucha contra un ‘burguesito’; Capriles, contra un ‘enchufado’

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota