Mundo

Luxemburgo celebra este domingo elecciones legislativas

Actualizado el 18 de octubre de 2013 a las 10:32 am

Comicios se realizarán siete meses antes del fin de la legislatura, tras un escándalo de espionaje que quebró la coalición del primer ministro Jean-Claude Junker, en el poder desde hace 18 años y aspirante a un nuevo mandato

Mundo

Luxemburgo celebra este domingo elecciones legislativas

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Luxemburgo

Luxemburgo celebra el domingo elecciones legislativas anticipadas tras un escándalo de espionaje que quebró la coalición del primer ministro Jean-Claude Junker, en el poder desde hace 18 años y aspirante a un nuevo mandato.

Juncker, del Partido Cristiano Social (CSV), acostumbrado a reelecciones fáciles, llega esta vez a las urnas con un fuerte desgaste y una población hastiada que busca una nueva generación política para dirigir a este pequeño y rico país de la Eurozona.

Las elecciones se llevarán a cabo siete meses antes del fin de la legislatura, debido a que el Partido Socialista (LSAP), aliado tradicional del CSV, abandonó la coalición gubernamental.

Como la oposición, los socialistas denuncian ahora la responsabilidad política de Junker en el escándalo que estalló con las revelacioes de que los servicios de inteligencia espiaron a gran escala a la población y a parte de la clase política del Gran Ducado.

Un hombre pasa junto a un cartel electoral del actual primer ministro de Luxemburgo y candidato del partido democristiano CSV, Jean-Claude Juncker, en una calle de la localidad de Esch-sur-Alzette. Las elecciones legislativas se realizarán este domingo.
ampliar
Un hombre pasa junto a un cartel electoral del actual primer ministro de Luxemburgo y candidato del partido democristiano CSV, Jean-Claude Juncker, en una calle de la localidad de Esch-sur-Alzette. Las elecciones legislativas se realizarán este domingo. (EFE)
Juncker, de casi 59 años, es el político juzgado más competente por los luxemburgueses, pero le pisa los talones el joven presidente del Partido Liberal, Xavier Bettel, de 40 años, que le quitó incluso el primer lugar en la escala de simpatía entre los luxemburgueses, según un sondeo publicado en septiembre.

El CSV, en el poder casi sin interrupción desde el fin de la Segunda Guerra Mundial, se prepara a perder votos el domingo aunque podría seguir siendo la primera fuerza política del país.

Según un sondeo publicado antes del anuncio en julio de estas elecciones anticipadas, el CSV perdería tres escaños en la Cámara de Diputados, donde cuenta con 26 de un total de 60 curules desde los comicios de 2009, en los que obtuvo el 38% de los votos.

Desde entonces no se publicó ningún sondeo, pero según las estimaciones, esas tres bancas pasarían a manos de los liberales, que sumarían doce y quedarían casi empatados con los socialistas liderados por otra figura de la nueva generación, Etienne Schneider, de 42 años, ministro saliente de Economía.

"El país necesita hombres y mujeres nuevos", dijo recientemente Schneider, a lo que Juncker respondió que hay "una ventaja en la longevidad de los ministros luxemburgueses", ya que "los europeos escuchan a los que saben".

PUBLICIDAD

En total nueve partidos se presentan en estas legislativas y es más que probable que el CSV tenga que pactar para formar una coalición.

El Gran Ducado de Luxemburgo es uno de los más pequeños países de la Unión Europea y uno de los más ricos del mundo. Tiene 537.000 habitantes, el 44,5% de los cuales son extranjeros, y un PIB per cápita de 65.190 dólares, según el Banco Mundial.

Pese a ello, la población sufre de una creciente sensación de precariedad. El índice de desempleo es de 7%.

Este país es un polo bancario europeo e internacional, con lo que forjó su prosperidad económica. Los servicios financieros son una de sus principales actividades. Es la 13ª plaza financiera mundial y el segundo centro internacional de fondos de inversión detrás de Estados Unidos.

Pero con la desaparición programada del secreto bancario y el intercambio automático de informaciones fiscales a partir del 1º de enero de 2015, Luxemburgo está a la búsqueda de un nuevo modelo. Hasta antes de la crisis de 2008, el sector financiero representaba casi la mitad de los ingresos fiscales del país.

Los bancos están obligados a hacer limpieza entre sus clientes que no son residentes en Luxemburgo y omitieron declarar al fisco de su país sus cuentas bancarias.

Un célebre abogado fiscalista estimó que más de la mitad de los 120 bancos del país activos en la gestión privada podrían desaparecer.

  • Comparta este artículo
Mundo

Luxemburgo celebra este domingo elecciones legislativas

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota