Mundo

Informe de las Naciones Unidas

Lenta respuesta empeoró hambruna histórica en Somalia

Actualizado el 05 de mayo de 2013 a las 12:00 am

258.000 murieron entre octubre del 2010 y abril del 2012, la mitad de ellos niños

Guerra interna y ‘normalización’ de la crisis incidieron en mayores efectos

Mundo

Lenta respuesta empeoró hambruna histórica en Somalia

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

El 2010 se acababa cuando dos agencias de seguridad alimentaria le advirtieron al mundo de que la falta de lluvia presagiaba una nueva hambruna en Somalia, país que carece de un gobierno central desde hace 22 años.

En marzo de 2011, el hambre mató a 13.000 personas. Entre mayo y junio fallecieron otras 60.000, la mitad de ellos niños. Sin embargo, no fue hasta julio, siete meses después de la alerta, cuando Naciones Unidas emitió una declaración formal de hambruna.

¿Por qué la reacción fue tan lenta? Entre otras razones, porque el mundo ya se ha “acostumbrado” a que haya hambre en ese país del norte de África, según Cris Hillbruner, asesor de seguridad alimentaria en Usaid, agencia especializada en advertir de hambrunas.

“Creo que uno de los aspectos clave es que hubo esta ‘normalización’ de la crisis en el centro-sur de Somalia, y pienso que la comunidad internacional se ha acostumbrado a que en el sur de Somalia haya niveles de desnutrición e inseguridad alimentaria que en otras partes del mundo serían considerados inaceptables”, dijo Hillbruner en entrevista con la agencia AP.

Unas 258.000 personas murieron de hambre entre octubre del 2010 y abril del 2012, la mitad de ellos niños, según un informe de Usaid y la FAO presentado el viernes.

El balance es superior al de la hambruna de 1992 en el país, que presuntamente acabó con la vida de 220.000 personas en 12 meses. Sin embargo, la hambruna de hace dos décadas se considera más grave porque mató a un mayor porcentaje de la población.

El fenómeno afectó a unos cuatro millones de personas, o sea, la mitad de la población somalí, agregó el estudio.

“El texto confirma que deberíamos haber hecho más antes de la declaración de la hambruna”, aseguró el responsable para Somalia de la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de la ONU, Philippe Lazzarini.

Un total de 133.000 niños menores de cinco años murieron, con una tasa de mortalidad infantil cercana al 20% en algunas regiones.

La guerra. Las cifras del informe refieren únicamente a las muertes derivadas de la hambruna, sin contar los miles de fallecimientos provocados por el conflicto armado en Somalia, que lleva ya 22 años.

PUBLICIDAD

De hecho, la catastrófica situación de seguridad en el país también elevó los efectos de la hambruna pues dificultó la distribución de la ayuda humanitaria.

Lo ocupación de gran parte del territorio por la milicia islámica Al-Shebab provocó un abrupto encarecimiento de los alimentos. En la región meridional, por ejemplo, el precio del sorgo –con el que se hace pan y se alimentan los animales– aumentó 240%.

Recientes retiradas militares de los Al-Shebab y la elección en setiembre de nuevas autoridades podrían empujar la estabilidad en Somalia y dotarla de un gobierno central, del que carece hace 22 años.

  • Comparta este artículo
Mundo

Lenta respuesta empeoró hambruna histórica en Somalia

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota