Mundo

Junta militar de Malí entregará poder a civiles, persiste caos en el norte

Actualizado el 07 de abril de 2012 a las 12:00 am

Mundo

Junta militar de Malí entregará poder a civiles, persiste caos en el norte

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Bamako (AFP). Dos semanas después del golpe de Estado en Malí, la junta militar se comprometió a entregar el poder a los civiles, cuya prioridad será intentar pacificar el norte del país, en manos de rebeldes tuareg y de islamistas.

El viernes por la noche, el capitán Amadou Haya Sanogo, jefe de la junta que derrocó el 22 de marzo al presidente Amadou Toumani Touré, acusado de "incompetencia" en su manejo de la situación en el norte, apareció en la televisión para anunciar la transferencia del poder a los civiles.

Ese traspaso prevé la designación de un presidente interino y de un primer ministro de transición hasta la realización de elecciones (presidencial y legislativa), y está contenido en un "acuerdo-marco" firmado con los representantes de la Comunidad Económica de Estados de África del Oeste (Cedeao).

Para facilitar el acuerdo, la organización regional envió a Bamako a un equipo de mediadores encabezados por el canciller de Burkina Faso, Djibrill Bassolé.

Tras imponer el 2 de abril un embargo diplomático, económico y financiero "total" a la junta, la Cedeao decidió el levantamiento "inmediato" de las sanciones justo después del acuerdo.

Los autores del golpe de Estado gozarán de una amnistía. El documento precisa que el presidente derrocado, Amadou Toumani Touré, debe ser protegido y libre de escoger su residencia.

En conformidad con la Constitución, el acuerdo estipula que el cargo de jefe de Estado interino debe ser ocupado por el presidente del Parlamento, Dioncounda Traoré. Éste, con su primer ministro y el gobierno que forme, tendrá un máximo de 40 días para organizar elecciones.

Traoré llegó este sábado por la noche a Bamako y se espera que sea investido próximamente.

Sin embargo, la situación en la mitad norte del país, donde las tres capitales (Kidal, Gao y Tombuctú) están controladas desde hace una semana por los rebeldes tuareg y los islamistas armados, hipoteca la celebración de elecciones en el plazo previsto.

Con todo, muchos malienses se dijeron aliviados por el acuerdo anunciado.

"Nos sentíamos ahogados, pero este acuerdo nos ha aliviado, a la espera de que sea el preludio a una solución a la crisis que viven las poblaciones del Norte", declaró Ahmed Elkori, oriundo de Tombuctú.

PUBLICIDAD

La Unión Africana "se felicitó" del acuerdo, y exhortó "a todos los actores malienses concernidos a aplicar de buena fe este acuerdo", para "restablecer su proceso democrático y la autoridad del Estado en todo su territorio nacional".

El ministro francés de Relaciones Exteriores, Alain Juppé, saludó también el acuerdo logrado y dijo que tan pronto se instalen las autoridades civiles "Francia reanudará su cooperación bilateral civil y militar" interrumpida tras el golpe.

El país se encuentra cortado en dos en la práctica y los nuevos amos del norte han cometido allí saqueos, están acusados de violaciones, y las ONG denuncian que está ocurriendo un desastre humanitario de gran envergadura.

La Cedeao amenazó el viernes con recurrir a la fuerza para preservar "la integridad territorial" de Malí tras la declaración de independencia del territorio del "Azawad" (norte) por parte de los rebeldes tuareg.

La organización oesteafricana tiene su sede en la capital nigeriana y está compuesta por 15 miembros, entre ellos Malí.

  • Comparta este artículo
Mundo

Junta militar de Malí entregará poder a civiles, persiste caos en el norte

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota