Mundo

Noruega hace de anfitrión para primer paso de conversaciones

Inicio de diálogo de paz refleja profunda brecha en Colombia

Actualizado el 19 de octubre de 2012 a las 12:00 am

Divergencias entre las partes quedaron de manifiesto desde el primer momento

Sin embargo, ambos bandos aseguraron querer poner fin al conflicto

Mundo

Inicio de diálogo de paz refleja profunda brecha en Colombia

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

36880700785766222
Gobierno y FARC negocian paz
                         Las diferencias entre los representantes del Gobierno colombiano y los delegados de las FARC quedaron plasmadas en la mesa de negociación, donde los primeros se sentaron a la izquierda y los guerrilleros, a la derecha. No hubo apretón de manos ni saludos, solo la lectura de declaraciones. | AFP
ampliar
Las diferencias entre los representantes del Gobierno colombiano y los delegados de las FARC quedaron plasmadas en la mesa de negociación, donde los primeros se sentaron a la izquierda y los guerrilleros, a la derecha. No hubo apretón de manos ni saludos, solo la lectura de declaraciones. | AFP

Hurdal, Noruega. AP. Los negociadores del gobierno del presidente Juan Manuel Santos y de las FARC dejaron en evidencia ayer, al inicio del diálogo de paz, las divergencias que han tenido a Colombia sumergida en casi 50 años de conflicto al que ahora aseguran querer ponerle fin.

Desde los discursos –el de los rebeldes de que son la respuesta a la violencia del Estado y el del Gobierno, en el sentido de que en América Latina la izquierda ha encontrado espacio vía electoral– hasta la forma de encarar a la prensa, ambos bandos mostraron la enorme brecha que los separa.

A pesar de todo, dijeron estar dispuestos a encontrar vías para acabar con el conflicto.

El de la jornada fue el inicio del cuarto intento de paz desde la primera negociación en los años 80.

Tras casi tres horas, entre discursos y dos ruedas de prensa separadas de los negociadores del Gobierno, primero, y los miembros de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) después, los delegados dijeron que regresarán de inmediato a Cuba y Bogotá.

En La Habana permanecen los delegados de la insurgencia y allí se volverán a reunir con su contraparte el 15 de noviembre , anunciaron. La agenda comenzará por el tema del desarrollo agrario integral.

Pero los acuerdos parecieron llegar solo hasta ahí, la fecha de encuentro y el tema por el cual comenzar a discutir.

Los delegados se presentaron ante la prensa en un salón del hotel Hurdalsjoen de la localidad de Hurdal, a 75 kilómetros al norte de la capital noruega, Oslo.

Para sorpresa de los presentes, todos se sentaron en silencio en una mesa –del lado izquierdo los negociadores del Gobierno y del derecho los de la guerrilla–, mientras un delegado cubano leía un comunicado conjunto sobre el inicio del diálogo.

Tras la lectura del texto, el jefe de los negociadores oficiales, el ex vicepresidente Humberto de la Calle, dio un discurso seguido de uno de 35 minutos de Iván Márquez, jefe del equipo de las FARC.

En sus alocuciones quedaron patentes las diferencias: mientras De la Calle resaltó que “muchas fuerzas de izquierda quieren deshacerse de la violencia” y que las FARC deben reconocer a sus víctimas, Márquez habló de “la violencia del Estado”, criticó la inversión extranjera en Colombia y calificó la política agraria del Gobierno de “retardataria y engañosa”.

PUBLICIDAD

“Seguramente no nos vamos a convencer el uno al otro en nuestras diversas ideas políticas. Sabemos que las FARC tienen una concepción del mundo y la política, y nuestro propósito no es venir a catequizar a nadie. De lo que se trata es de convenir una agenda para la terminación del conflicto”, enfatizó De la Calle.

El Gobierno fue determinante: la agenda negociada por las partes de forma secreta en Cuba y que divulgó públicamente el 4 de setiembre no se cambiará y si no hay avances se suspenderán los contactos.

  • Comparta este artículo
Mundo

Inicio de diálogo de paz refleja profunda brecha en Colombia

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota