Mundo

Sacerdote franciscano de 84 años

Ignacio Larrañaga: un apóstol de la oración

Actualizado el 29 de octubre de 2013 a las 12:00 am

Apóstol de la oración

Mundo

Ignacio Larrañaga: un apóstol de la oración

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

redacción El sacerdote franciscano capuchino, de origen español, Ignacio Larrañaga, conocido por sus libros de corte espiritual y especialmente por la fundación de los Talleres de Oración y Vida, falleció ayer a los 84 años.

La información fue divulgada por la agencia católica de noticias Aciprensa y el portal de Facebook de los padres franciscanos de Chile, país donde Larrañaga realizó gran parte de su apostolado.

El religioso nació en Loyola el 4 de mayo de 1928. Fue ordenado sacerdote en Pamplona y desarrolló por algunos años su ministerio sacerdotal en su país de origen.

Enviado a Chile, desde muy joven, desplegó una obra pastoral inmensa, como predicador, escritor y organizador de conferencias, cursos y retiros, informó Aciprensa.

En el año 1965 fundó el Centro de Estudios Franciscanos y Pastorales para América Latina desarrollando una intensa actividad animadora en la línea franciscana y en la renovación conciliar en América Latina y España.

En 1974, en Brasil, inició un método de evangelización llamado “Encuentro de Experiencia de Dios”, de seis días de duración que llevó a cabo durante 23 años, en los que participaron decenas de miles de personas, delegando después esa tarea evangelizadora a matrimonios de distintos países, que hoy día prosigue, se informó.

En 1984 inició la obra considerada más importante de su vida: los Talleres de Oración y Vida (TOV), a cuya fundación y consolidación dedicó aproximadamente 10 años, escribiendo para su eficaz funcionamiento dos libros fundamentales: el Manual del Guía TOV y Estilo y Vida de los Guías ; grabó siete casetes con la misma finalidad, detalló Aciprensa.

Larrañaga escribió 16 libros, entre ellos Muéstrame tu rostro, El hermano de Asís, El pobre de Nazaret, Salmos para la vida, El silencio de María y El matrimonio feliz.

  • Comparta este artículo
Mundo

Ignacio Larrañaga: un apóstol de la oración

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota