Mundo

Iglesia católica argentina sacudida por escandalosas vacaciones de un obispo

Actualizado el 25 de junio de 2012 a las 12:00 am

Mundo

Iglesia católica argentina sacudida por escandalosas vacaciones de un obispo

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Buenos Aires (AFP). La Iglesia católica argentina afronta en estos días un escándalo por un obispo fotografiado con una mujer en un lujoso centro vacacional mexicano mientras era titular de Cáritas Latinoamérica, organismo de ayuda a los más pobres, caso que espera un veredicto del Vaticano.

Tras salir a la luz las imágenes, monseñor Fernando Bargalló presentó la renuncia como obispo de la diócesis Merlo-Moreno, en Argentina.

"Estamos en condiciones de confirmar la renuncia de monseñor Bargalló. Lo hizo en una reunión con los sacerdotes de la diócesis, renunció al obispado", dijo una fuente bajo el anonimato.

Ante la consulta sobre si el religioso planteó dejar los hábitos, la fuente respondió que "aún no se sabe si ampliará su renuncia".

La fuente aclaró que monseñor Bargalló “nunca manejó dinero” de Cáritas, el dinero lo manejan los administradores laicos de la organización.

El religioso, de 57 años y perteneciente a una acaudalada familia, fue pillado por una cámara indiscreta en una circunstancia comprometedora junto a una mujer, ambos en traje de baño.

"No sabemos si la relación (entre el obispo y la mujer) continúa", dijo la fuente.

El solo hecho de que el obispo se aloje en un hotel cinco estrellas contradice los principios de la colecta anual "Más Por Menos", una cruzada de caridad que en 2011 fue lanzada por el propio Bargalló.

El obispo exhortó en aquel entonces a los fieles a "quitarse la venda de los ojos y comprometerse con la erradicación de la pobreza".

Bargalló estaba posicionado como uno de los posibles reemplazantes de Jorge Bergoglio en el Arzobispado de Buenos Aires y estaba al frente de la diócesis Merlo-Moreno desde 1997.

El silencio que mantienen las autoridades eclesiásticas en torno al caso da cuenta del profundo malestar que ha causado, mientras se espera que el Sumo Pontífice decida el destino del obispo.

"Lamento que aquella situación, no exenta de imprudencia de mi parte, pueda dar lugar a malas interpretaciones", dijo el obispo en un comunicado que difunden los medios locales.

El dignatario explicó: "Las fotos presentadas responden a un encuentro en México en donde coincidimos por distintos motivos, hace dos años, con una amiga de la infancia, prácticamente desde que tengo uso de razón, y otras personas que no aparecen, y con cuya familia tengo fuertes vínculos de toda la vida".

PUBLICIDAD

Bargalló no develó la identidad de la mujer, pero la prensa local afirma que se trataría de Mariví Martínez Bo, de 56 años, una empresaria gastronómica divorciada.

"Lo conozco desde hace seis años y puedo asegurar que no es alguien que tenga una doble vida. Doy fe también de su integridad personal y de su compromiso al servicio de los más pobres", afirmó al diario La Nación el director general de Cáritas Argentina, Gabriel Castelli.

Los católicos de América Latina han conocido casos de obispos forzados a admitir su paternidad ante la justicia, como el destituido presidente de Paraguay, Fernando Lugo, lo que ha abierto discusiones acerca de la validez del voto de celibato, pero el compromiso con los pobres ha estado siempre fuera de todo debate.

En Argentina y hace 45 años el obispo de Avellaneda, moseñor Jerónimo Podestá, fue separado de la diócesis por tener una relación sentimental con su secretaria con quien formó luego pareja, aunque nunca renunció a los hábitos, y fue impulsor del llamado Moviemiento de Curas Casados.

Otros sacerdotes argentinos confesaron relaciones sentimentales ante sus fieles, como el ex párroco Herenar Sackman, que renunció a los hábitos en 1989 y se casó con una voluntaria de Cáritas, o el de Víctor Casas en marzo de este año, que también renunció para formar pareja con una joven del coro de su iglesia.

  • Comparta este artículo
Mundo

Iglesia católica argentina sacudida por escandalosas vacaciones de un obispo

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota