Mundo

Huracán Isaac comienza a azotar Nueva Orleans

Actualizado el 28 de agosto de 2012 a las 12:00 am

Fuertes vientos y lluvias empiezan a sentirse en la ciudad; meteoro causa ‘peligrosa marea’ en golfo de México

Mundo

Huracán Isaac comienza a azotar Nueva Orleans

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

                         Este hombre se coloca tras una señal en un esfuerzo por cubrirse de los fuertes vientos que azotaban el lago  Pontchartrain mientras el huracán se acercaba. | AFP
ampliar
Este hombre se coloca tras una señal en un esfuerzo por cubrirse de los fuertes vientos que azotaban el lago Pontchartrain mientras el huracán se acercaba. | AFP

NUEVA ORLANS, EE. UU. (AFP) - Un fortalecido Isaac, convertido en huracán de categoría 1, tocó tierra el martes en el sureste de Luisiana y dejaba las primeras lluvias y fuertes vientos en Nueva Orleans, asolada en 2005 por Katrina, que provocó la muerte de 1.800 personas.

El Centro Nacional de Huracanes (CNH), con sede en Miami, informó de que Isaac generó una "peligrosa marea de tormenta" al impactar con Luisiana y azotaba la costa norte del golfo de México.

A las 23:00 GMT (5 p. m. hora costarricense), Isaac se encontraba 170 km al sureste de Nueva Orleans (Luisiana) y 45 km al sur-suroeste de la desembocadura del río Misisipi, con vientos máximos sostenidos de 130 km/h y desplazándose a 13 km/h, según el CNH.

El Centro alertó del riesgo de inundaciones por los importantes aguaceros que puede provocar el huracán y precisó que Isaac ha encauzado mejor su trayectoria.

Luisiana, Misisipi y Alabama (sur) declararon el estado de emergencia ante la trayectoria de Isaac, mientras las autoridades estatales coordinan planes para responder a los efectos del huracán.

Isaac se convirtió a las 16:20 GMT (10:20 a. m. hoa e Costa rica) en huracán de categoría 1 en la escala Saffir-Simpson , de cinco grados, al superar los 119 km/h.

El alcalde de Nueva Orleans, Mitch Landrieu, afirmó que pueden caer 400 mm de lluvia o más por la lentitud con la que se mueve Isaac.

"Estamos aliviados porque no se trata de un huracán de categoría 3", como fue Katrina, manifestó. "Pero una categoría 1 con esta fuerza es suficientemente grande como para provocar un gran daño si caemos en la autocomplacencia. No hagamos esto", pidió.

El presidente estadounidense, Barack Obama, había instado más temprano a los habitantes de la región a tomarse en serio el fenómeno, que podía "provocar inundaciones significativas y otros daños en una zona amplia".

"Ahora no es momento para tentar al destino. Necesitan tomar esto seriamente", dijo Obama en una alocución televisada desde la Casa Blanca, quien reiteró que los gobiernos locales y federal se estaban preparando ante la llegada de Isaac.

Tras la fallida gestión de su antecesor republicano George W. Bush de la tragedia que significó Katrina para el país, Obama declaró el lunes el estado de emergencia en Luisiana.

PUBLICIDAD

La medida permite el flujo de fondos y ayuda federal a las autoridades locales. Obama también sostuvo un encuentro con funcionarios, incluyendo el administrador de la Agencia Federal de Manejo de Emergencias (FEMA, por sus siglas en inglés), Craig Fugate.

"En este momento, ya tenemos equipos y material listos para ayudar a las comunidades que se hallan sobre el paso de la tormenta", recordó el mandatario en su alocución.

"Seguiré asegurándome de que el gobierno federal está haciendo todo lo posible por ayudar al pueblo estadounidense a prepararse y reponerse de esta tormenta peligrosa", dijo el mandatario.

El 29 de agosto de 2005, Nueva Orleans fue asolada por Katrina con vientos que superaron los 178 km/h y se convirtió en el huracán más mortal, al cobrarse más de 1.800 vidas, y más costoso en Estados Unidos.

Hay "una elevación importante del nivel del mar y de amenazas de inundación sobre la costa norte del Golfo de México", dijo el CNH.

El CNH advirtió que el ojo de la tempestad llegará a la costa de Luisiana entre la noche del martes (hora local) y la mañana del miércoles, precisando que "los dispositivos de salvaguarda y de protección de bienes deben ser rápidamente puestos en práctica".

Según las previsiones, la tormenta podría provocar un fuerte oleaje, con olas de hasta 3,6 metros de altura en las costas del sureste de Luisiana y Misisipi.

El gobernador de Alabama, Robert Bentley, ordenó evacuaciones obligatorias en Mobile y Baldwin, sobre la costa del Golfo, mientras que el de Luisiana, Bobby Jindal, recomendó evacuaciones voluntarias en la zona de vigilancia del huracán, y urgió a la población a prepararse para lo peor.

"Si se encuentra en zonas bajas y está pensando en evacuar, hoy es el momento de hacerlo", dijo Jindal el lunes.

"Si su plan es refugiarse en casa, hoy es día para abastecerse. Aliento fuertemente a la gente a no esperar", agregó.

El estado de Misisipi activó a 1.500 efectivos de la Guardia Nacional el lunes y Luisiana emitió órdenes a unos 4.100 soldados en previsión de la llegada de la tormenta.

Asimismo, alrededor del 93% de la producción de crudo en el golfo de México está paralizada: ocho refinerías decidieron cerrar y 503 plataformas petroleras evacuaron a su personal ante el avance de Isaac.

PUBLICIDAD

Una interrupción prolongada de estas refinerías en la región, en caso de daños derivados por el huracán, se traduciría en una caída de los niveles de utilización de crudo en el país, que sería susceptible de influir en el precio, señalaron analistas de Commerzbank.

  • Comparta este artículo
Mundo

Huracán Isaac comienza a azotar Nueva Orleans

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota