Mundo

De la Redacción

Honduras cría cuervos

Actualizado el 08 de noviembre de 2013 a las 12:00 am

Mundo

Honduras cría cuervos

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

A lo largo de su historia, desde que rompió el vínculo colonial con España –ya hace casi 200 años–, Centroamérica ha enfrentado diversas dificultades para construir su andamiaje político-institucional. Aún hoy, en muchas de las naciones, el Estado de derecho sigue siendo débil y a la autoridad civil le ha demandado gran esfuerzo para constituirse como tal.

Si una lucha ha sido ardua, esta ha sido la reconquista de espacios y funciones que en un Estado corresponden a los civiles, pero que han sido usurpados por los milicos, a menudo con la connivencia de los primeros.

No es ningún descubrimiento que el estamento castrense ha mantenido una preeminencia que se manifestó en la constante irrupción de los uniformados en la cosa pública, sea por medio de la entronización directa en el ejercicio del gobierno, el favorecimiento de fraudes electorales para beneficiar a sectores civiles afectos a sus intereses o el manejo del poder efectivo por medio de marionetas sin charreteras.

En Honduras, lo anterior ha estado muy presente, al punto de que apenas hace cuatro años un presidente, José Manuel Zelaya, fue derrocado a la mejor usanza de los 60 y 70: lo sacaron en pijama de su casa y lo pusieron en un avión hacia Costa Rica. Los militares pronto tuvieron un coro de civiles que no solo defendieron su proceder, sino que asumieron el costo político –otro hecho muy frecuente en el Istmo– del cuartelazo, revistiéndolo de un manto de legalidad constitucional.

Pues, como si los antecedentes no fuesen suficientes, esa nación ha entrado en un proceso de involución y, en vez de caminar hacia el fortalecimiento de la institucionalidad democrática, afianzando el poder civil y dejando el militar en la esfera donde debe estar, se está haciendo lo contrario. Este movimiento lo promueve uno de los viejos partidos –el Nacional– muy asiduo a tocar las puertas de los cuarteles.

Su candidato presidencial, Juan Orlando Hernández, presidente del Congreso, fue el promotor entusiasta de la creación de la Policía Militar, destinada a combatir la delincuencia, pese a que desde hace años el Gobierno ha sacado al Ejército a cumplir labores de seguridad interna. Ahora, Hernández pretende que se le otorgue rango constitucional a ese cuerpo para darle permanencia.

PUBLICIDAD

Sin duda, los milicos lo promoverán a oficial honorario.

  • Comparta este artículo
Mundo

Honduras cría cuervos

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Víctor Hugo Murillo S.

vhmurillo@nacion.com

Editor de El Mundo

Editor en la sección Mundo de La Nación. Periodista graduado por la Universidad de Costa Rica. Además realizó estudios de Historia. Escribe sobre temas relacionados con el acontecer internacional.

Ver comentarios
Regresar a la nota