Mundo

Sétimo día de manifestaciones

Gobierno de Turquía, inflexible ante protestas callejeras

Actualizado el 07 de junio de 2013 a las 12:00 am

Primer ministro asegura que hay terroristas dentro del movimiento

Estados Unidos y Bolsa de Estambul reaccionaron con desagrado

Mundo

Gobierno de Turquía, inflexible ante protestas callejeras

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

                         Un manifestante lanzó ayer una granada de gas  lacrimógeno frente a la Embajada de EE. UU., en Ankara. | AP.
ampliar
Un manifestante lanzó ayer una granada de gas lacrimógeno frente a la Embajada de EE. UU., en Ankara. | AP.

Estambul. AFP y EFE. El primer ministro turco, Recep Tayyip Erdogan, reiteró ayer que no cederá frente a los miles de manifestantes que exigen desde hace siete días su dimisión y denunció la implicación de “terroristas” en el movimiento de contestación.

Horas antes de regresar a Turquía tras una gira de tres días por el Magreb, el jefe del Gobierno descartó renunciar al polémico proyecto de urbanización de la plaza Taksim de Estambul que desencadenó la ola de protestas en contra de su gobierno.

“No permitiremos que una minoría dicte su ley a la mayoría”, declaró ante la prensa. Asimismo, denunció la presencia de “extremistas”, algunos de ellos “implicados en terrorismo”, al aludir a un grupo de extrema izquierda que reivindicó un atentado contra la Embajada de EE. UU. en febrero.

Afectados. El Ejecutivo turco ofreció ayer su primer balance detallado de la ola de manifestaciones: 746 protestas en 78 de las 81 provincias, 117 detenidos y 1.431 heridos, una cifra muy por debajo del número que dan las asociaciones médicas.

El ministro del Interior, Muammer Guler, señaló que entre los heridos hay 915 civiles, de los que 79 siguen hospitalizados, y 516 miembros de las fuerzas de seguridad.

Las protestas han dejado tres manifestantes fallecidos, uno de ellos en estado de muerte cerebral, y un agente que perdió la vida al caer en una zanja mientras perseguía a manifestantes.

El ministro reconoció que se está investigando si los agentes han hecho un uso excesivo de la fuerza, pero insistió en la versión oficial de que hay organizaciones ilegales tras las protestas.

La insistencia de Erdogan de criminalizar el movimiento decepcionó a los “indignados”, pero también generó preocupación entre los inversores, que temen que las protestas afecten a la economía turca, una de las más sólidas del G-20. La Bolsa de Estambul cerró con una bajada del 4,7%.

Estados Unidos llamó ayer a los dirigentes turcos a evitar expresiones “inútiles”, la quinta vez en una semana que el Gobierno de Washington reacciona ante la situación en Turquía , país aliado de Estados Unidos.

“Seguimos apoyando a los individuos que se manifiestan pacíficamente y ejercen su libertad de expresión y animamos a los responsables a evitar toda retórica inútil”, dijo la portavoz del Departamento de Estado, Jen Psaki.

  • Comparta este artículo
Mundo

Gobierno de Turquía, inflexible ante protestas callejeras

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota