Mundo

Gane quien gane, Latinoamérica no espera un gran cambio

Actualizado el 02 de noviembre de 2012 a las 12:00 am

Mundo

Gane quien gane, Latinoamérica no espera un gran cambio

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

                         En este centro de votación en la ciudad de Washington, los ciudadanos pueden sufragar sin esperar necesariamente al 6 de noviembre. | AFP
ampliar
En este centro de votación en la ciudad de Washington, los ciudadanos pueden sufragar sin esperar necesariamente al 6 de noviembre. | AFP

Río de Janeiro. AFP. América Latina, considerada durante años por Estados Unidos como su patio trasero y hoy en segundo plano, no espera grandes cambios con la elección presidencial en ese país, aunque Brasil espera aprovechar el desinterés para seguir ampliando su influencia regional.

Mientras Washington ha centrado su atención en Oriente Medio, China, Afganistán e Irán, América Latina, gobernada en gran parte por la izquierda, ganó autonomía y creó organismos como la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) o la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), que dejan fuera a Estados Unidos.

Este olvido ha dado a “Brasil espacio para crecer, para articular políticas regionales, para hacer una integración de la infraestructura” latinoamericana, estimó Bruno Borges, experto en Relaciones Internacionales de la Universidad PUC-Río.

Brasil se ha convertido así en “la potencia regional moderada, que conversa con todo el mundo” y que, como principal interlocutor de Washington en la región, le muestra que “no hay nada que temer”, añadió.

China también ha ido ganando terreno en Latinoamérica, con grandes inversiones en materias primas y obras de interconexión regional, y en 2009 superó a Estados Unidos como principal socio comercial de Brasil.

Las relaciones de EE. UU. con Latinoamérica son básicamente económicas, y la región “continuará en segundo plano gane el presidente Barack Obama o su rival republicano, Mitt Romney,” los comicios del 6 de noviembre, estimó Rubens Barbosa, exembajador brasileño en Washington.

La región “no se ha beneficiado tanto de la política exterior estadounidense en los últimos cuatro años como para tener una preferencia clara” por ninguno de ambos, sostuvo Oliver Stuenkel, experto en relaciones internacionales de la Fundación Getulio Vargas.

En su último debate, Obama no mencionó a la región ni una sola vez. Romney propuso aumentar el comercio con la región. Pero expertos señalan que la propuesta de Romney no es realista.

El aumento de la violencia ligada al narcotráfico en Centroamérica y en México es un tema que Washington mira con inquietud. Solo en México, que comparte 3.200 km de frontera con EE. UU., murieron 60.000 personas a raíz del narcotráfico en los últimos seis años.

Si Obama es reelegido, suben las apuestas por una apertura hacia Cuba. El mandatario estadounidense ya eliminó restricciones al envío de remesas y amplió los permisos para viajar a la Isla.

  • Comparta este artículo
Mundo

Gane quien gane, Latinoamérica no espera un gran cambio

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota