Mundo

Análisis

Familia real revolucionaria

Actualizado el 06 de octubre de 2012 a las 12:00 am

Mundo

Familia real revolucionaria

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Primer día de reflexión en Venezuela no dejó ni un minuto para ello. Las encuestas volaron en redes sociales.

Vayas donde vayas, siempre la misma pregunta: ¿Cómo ves la vaina? Y la vaina está muy cerrada. Tanto que el oficialismo se saltó las barreras del CNE (que para Chávez son muy bajas) y ayer gritó por todos sus altavoces mediáticos la entrega de viviendas para damnificados de las inundaciones.

Fue algo tan improvisado que este corresponsal fue testigo de cómo a una de las beneficiadas la obligaron a salir corriendo a mitad de la tarde. Le esperaba un gran show mediático. “Viviendas dignas para nuestro pueblo. ¡Cuán feliz me siento!”, clamó el propio candidato gubernamental en Twitter.

Por supuesto nadie se sorprendió, es la costumbre en la Venezuela del surrealismo mágico. Todo cabe en un país revolucionario donde el clan Chávez, la llamada Familia Real, ha estirado su poder hasta conformar el círculo más influyente en el oficialismo.

Un presidente, dos ministros, un gobernador, un alcalde, dos viceministros, el encargado del convenio de sanidad con Cuba, el vicepresidente de un banco, el presidente de un equipo de futbol y el director de una fundación. Nepotismo multiplicado.

Adán, el hermano mayor y gobernador en Barinas, lucha por la sucesión, pero ni siquiera es profeta en su tierra. Incluso bases chavistas lo critican. El humor popular lo bautizó la Chica Regional (en las vallas de la Cerveza Regional siempre aparece la chica con la cabeza mirando de lado), porque nunca se le ve la cara en los pueblos locales. Argenis ha vuelto al círculo del poder. La leyenda popular cuenta cómo Hugo le destrozó a golpes un vehículo nuevo, acusándolo de ostentación. Pero ya se sabe, la familia debe estar unida: el presidente le regaló otra oportunidad.

Argenis es el actual presidente de la compañía eléctrica nacional, con rango de viceministro. La persona encargada de subsanar los miles de apagones que sufre el país.

Aníbal continúa como alcalde de Sabaneta y Narciso sigue al frente del trascendental convenio médico con Cuba. Pero a Adelis, el pequeño de los seis hermanos, nunca le interesó la política. A él le van los negocios. Es presidente del Zamora FC, de la primera división. Y, sobre todo, copreside en la sombra el banco privado Sofitasa. “Es un gran amasador de fortunas”, describe un abogado que participó en algunas de sus operaciones, como la compra de una flota de autobuses. “Los Chávez han comprado mansiones, fincas, hatos y carros de lujo. Ahora están confiscando propiedades en el Alto Barinas”, denuncia Wilmer Azuaje, que fuera líder del PSUV y que acabó perseguido, expulsado, golpeado y enjuiciado por denunciar “la corrupción de los Chávez”, la Familia Real de un país que busca su destino.

  • Comparta este artículo
Mundo

Familia real revolucionaria

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota