Mundo

Familia tica, demócrata hasta los huesos, votó venciendo dos fríos

Actualizado el 07 de noviembre de 2012 a las 12:00 am

Mundo

Familia tica, demócrata hasta los huesos, votó venciendo dos fríos

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Summit (Nueva Jersey) Pasadas las 8 a. m., las ventanas de los carros estacionados tenían una capa de escarcha blanca.

A dos grados bajo cero, papás iban a paso veloz de la mano de unos pequeños bultos de lana, algodón y nailon, donde, cómodamente cubiertos, estaban sus hijos camino de cruzar las puertas de la Escuela Washington.

Con menos sabor que un cubito de hielo, la “fiesta” electoral empezó poco antes en un aula del edificio en el que entraban, más despacio, abuelas y abuelos de cabello plateado y obreros de chaquetas y botas de trabajo.

A un kilómetro de allí, una familia tica calentaba la ilusión de irse juntos a votar, esa curiosidad casi genética del costarricense cuando asiste a las urnas.

Ayer ese rasgo estuvo al servicio de una segunda patria donde la jornada electoral, al menos en Nueva Jersey, fue poca cosa o nada, debido a las heridas aún frescas dejadas por el paso del huracán Sandy.

“Siempre demócrata: los republicanos solo gobiernan para ricos. En Costa Rica somos más bulliciosos y pachangueros, aquí votan y se van, allá es bonito pues uno se queda hablando con la gente y viniando quién llega”, opinó el líder familiar, Wílliam Enrique Chinchilla.

Hace 42 años, Chinchilla llegó a EE. UU., donde él y su familia han prosperado gracias a su compañía de reparación de techos.

Solo dos veces ha votado aquí en EE. UU. y ambas por Barack Obama. Pensionado hace tres años, tanto le agrada el presidente demócrata que dejó su natal Santo Domingo días atrás “exclusivamente para venir a votar por él”.

Su esposa, Daisy Chinchilla, ayer votó por primera vez en esta nación. Lo hizo por Obama, de quien dice “ha hecho bastante aunque recibió el país muy golpeado”.

Ambos, junto a su hija, Priscilla, y su nuera, Marcela Leitón Espinoza, acudieron al Centro de Recreación de Summit, donde les tocó ejercer el sufragio. Los tres hijos varones de Chinchilla andaban arreglando techos en la ciudad, pero suelen ir a las urnas cada elección.

El político cercano. “¡Es que tiene que ganar Obama!”, machacó una emocionada Marcela Leitón. La tibaseña explica sus anhelos: “Es un presidente demasiado humilde, muy distinto a los demás, y la esposa también, siempre va a todo con la familia, no me gusta que apoye el aborto, pero el republicano no apoyaría la comunidad latina”, enfatizó Leitón.

PUBLICIDAD

Juntos, frente a los delegados de mesa, revisaron hasta dar con sus apellidos mientras otros votantes iban y venían sin mucho afán, fotografía casi similar de la dinámica en otros recintos electorales visitados por este diario, donde destacaban letreros de orientación al votante escritos en inglés y español.

“Estoy segura de que gana Obama, pero, si no, tampoco sentiré fracaso. Mejor viejo conocido que nuevo por conocer”, planteó, riéndose, Priscilla Chinchilla, quien, como su papá, ha votado dos veces, y por Obama.

Ya fuera del recinto, ninguno se alejó del todo esperando al resto de la tribu. Aunque con dos nacionalidades, todas sus pautas, palabras y gestos dicen “hecho en Costa Rica” .

La hija resume esa amalgama que los une a todos: nació en EE. UU., se crió en Costa Rica y se vino a Nueva Jersey a los 18 años.

  • Comparta este artículo
Mundo

Familia tica, demócrata hasta los huesos, votó venciendo dos fríos

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Juan Fernando Lara S.

jlara@nacion.com

Periodista

Redactor en la sección Sociedad y Servicios. Periodista graduado en la Universidad de Costa Rica. Ganó el premio Redactor del año de La Nación (2012). Escribe sobre servicios públicos, tarifas y telecomunicaciones.

Ver comentarios
Regresar a la nota