Mundo

Empieza juicio contra banqueros que casi lleva a Irlanda a la ruina

Actualizado el 05 de febrero de 2014 a las 01:35 pm

El expresidente del centro financiero, Sean FitzPatrick, de 65 años, y dos ejecutivos, Patrick Whelan, de 51, y William McAteer, de 63, están acusados cada uno de 16 delitos de asesoramiento fraudulento a clientes

Mundo

Empieza juicio contra banqueros que casi lleva a Irlanda a la ruina

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

En la imgaen se muestra al expresidente del Banco Anglo Irish, Sean Fitzpatrick, en el  juzgado en Dublín.
ampliar
En la imgaen se muestra al expresidente del Banco Anglo Irish, Sean Fitzpatrick, en el juzgado en Dublín. (EFE.)
El juicio de los directivos del banco que casi llevó a Irlanda a la ruina se inició el miércoles en Dublín.

Dublín

El que fue presidente del Anglo Irish Bank, Sean FitzPatrick, de 65 años, y dos ejecutivos, Patrick Whelan, de 51, y William McAteer, de 63, están acusados cada uno de 16 delitos de asesoramiento fraudulento a clientes.

Los tres se declararon no culpables.

Cada cargo está relacionado con una persona que presuntamente recibió asistencia financiera del banco en julio de 2008 y entre ellas está el ahora arruinado multimillonario Sean Quinn, así como su mujer y sus hijos.

Quinn, que fue el hombre más rico de Irlanda, perdió su imperio tras realizar una gran inversión en acciones del Anglo Irish Bank y acabó pasando nueve semanas en la cárcel por desacato cuando el banco trató de tomar el control de sus bienes.

El jurado está integrado por quince miembros -doce titulares y tres reservas- y se espera que el juicio se alargue al menos hasta finales de mayo.

Anglo Irish, una entidad comercial que estaba orientada al crédito a empresas, prestó dinero sobre todo a promotores inmobiliarios durante el boom económico irlandés, y quedó muy expuesto con el derrumbe del mercado de la vivienda.

En 2008, el Estado tuvo que inyectar 30.000 millones de euros ($33.800 millones) para que no fuera a la quiebra.

Al año siguiente, Dublín nacionalizó el banco cuando éste necesitó de nuevo liquidez.

Finalmente, Irlanda tuvo que recurrir a un plan de ayuda europea y del Fondo Monetario Internacional de 85.000 millones de euros en 2010.

En febrero de 2013, el banco, al que se le cambió el nombre a Irish Bank Resolution Corporation, fue liquidado, cerrando lo que el primer ministro Enda Kenny describió como "un capítulo triste y trágico" de la historia económica de Irlanda.

Cerca de 100 testigos están llamados a testificar en el juicio, cuyo sumario está integrado por 24 millones de documentos, en lo que se considera uno de los casos más complejos a los que se ha enfrentado la justicia irlandesa.

Whelan también se declaró no culpable de siete cargos adicionales de estar al tanto de la alteración de cartas de facilidades de crédito a siete prestatarios, en relación con la compra de acciones de Anglo.

  • Comparta este artículo
Mundo

Empieza juicio contra banqueros que casi lleva a Irlanda a la ruina

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota