Mundo

Emocionados, pero no convencidos

Actualizado el 28 de agosto de 2012 a las 12:00 am

Mundo

Emocionados, pero no convencidos

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Durante mi estadía de una semana en ciudad de Panamá, para conocer sobre la ampliación del Canal y la construcción del metro, a todos quienes les consulté sobre este último tema, se mostraron emocionados y anuentes a tener paciencia con los problemas de tránsito, producto de las obras.

Sin embargo, hay una opinión generalizada de que el panameño es muy individualista y que no va a querer dejar su carro en la casa para usar el transporte colectivo.

El taxista David Machore lo planteó así: “El panameño es muy vanidoso y no va a dejar su carro en la casa, aunque el metro pase a una cuadra de su trabajo”.

“Todos estamos felices porque creemos que los demás van a dejar su carro en casa para usar el metro, y nosotros vamos a poder ir con el carro sin tener ‘tranques’ (presas)”, comentó Machore.

Por su parte, para el relacionista público Abdiel Julio, quien trabaja con el proyecto de remodelación del canal de Panamá, confluyen varias cosas. Coincidió con Machore en que al ciudadano no le gusta viajar en transporte colectivo.

A lo anterior agregó que las facilidades para obtener crédito y comprar carro, son muchas. Además, destacó lo que se paga en Panamá por los impuestos equivalentes a derecho de ruedo y propiedad en el apenas asciende a $25, sin importar las características de año, modelo o valor del vehículo.

Ambos coincidieron en que por estas facilidades en los hogares de clase media y alta, hay más de un vehículo, y los mayores de edad viajan cada uno por su lado.

Cada mes se incorporan 4.000 vehículos nuevos a la flota nacional (48.000 al año).

  • Comparta este artículo
Mundo

Emocionados, pero no convencidos

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota