Mundo

Duelo nacional en Kenia, donde continúa la búsqueda de cadáveres en el centro comercial atacado por terroristas

Actualizado el 25 de septiembre de 2013 a las 08:17 am

Al menos 67 personas murieron durante ataque en edificio que inició el sábado y concluyó este martes

Grupo islamista somalí vinculado a al-Qaeda  reivindicó agresión y aseguró este miércoles en su cuenta de Twitter que '137 rehenes' murieron

Mundo

Duelo nacional en Kenia, donde continúa la búsqueda de cadáveres en el centro comercial atacado por terroristas

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

This picture loads on non-supporting browsers.
En la imagen varias personas esperan para donar sangre a las víctimas del asalto de los radicales islámicos al centro comercial Westgate, en el parque Uhuru de Nairobi, Kenia. (EFE)

Nairobi

Kenia comenzaba este miércoles un duelo nacional de tres días tras el ataque al centro comercial Westgate de Nairobi por un grupo islamista que dejó al menos 67 muertos y donde los servicios de rescate buscaban entre los escombros nuevos cadáveres y explosivos.

Al menos 61 civiles, seis miembros de las fuerzas de seguridad kenianas y cinco asaltantes murieron en el ataque iniciado el sábado y al que se puso fin el martes por la noche. Otras tantas personas están desaparecidas y 175 resultaron heridas.

Por su parte, los shebab, el grupo islamista somalí vinculado a al- Qaeda que reivindicó el ataque, aseguró este miércoles en su cuenta de Twitter que "137 rehenes" murieron.

El presidente keniano Uhuru Kenyatta y su gobierno "deben ser considerados responsables" de la pérdida "de las vidas de 137 rehenes en manos de los muyahidines", dijeron los islamistas, y acusaron a las fuerzas kenianas de haber utilizado "gases químicos" para poner fin al ataque y de haber "provocado el derrumbe del edificio, para enterrar las pruebas y a todos los rehenes bajo los escombros".

El martes, en un discurso en televisión para anunciar el fin de un asedio de casi 80 horas, Kenyatta, previno que el número de víctimas aumentaría ya que el techo del Westgate se derrumbó parcialmente.

El presidente decretó tres días de luto y prometió perseguir a los responsables. "Hay aún cuerpos atrapados" bajo los escombros, precisó.

El miércoles al amanecer, los equipos de rescate trabajaban en las inmediaciones del centro comercial arrasado por las balas, las explosiones y las llamas.

Expertos en explosivos ayudados de robots teledirigidos inspeccionaban el centro para comprobar que los islamistas "no dejaron ningún explosivo" en las tiendas, explicó una fuente de seguridad.

Perros rastreadores buscaban bombas y cuerpos de los desaparecidos.

"Se autorizó a expertos forenses de otros países a unirse a la investigación en el lugar, entre ellos de Israel, Estados Unidos y Reino Unido", indicó el responsable de los servicios administrativos kenianos, Francis Kimemia.

Durante el asedio, estos tres países apoyaron a las fuerzas kenianas sin intervenir directamente, excepto Israel que, según una fuente de seguridad, podría haber estado presente en el interior del Westgate.

PUBLICIDAD

El comando, compuesto por entre 10 y 15 personas según las autoridades, entró el sábado al mediodía en el Westgate lanzando granadas y disparando contra los empleados y los clientes kenianos y extranjeros.

A continuación, los atacantes se atrincheraron en el edificio con rehenes y se lanzaron una serie de asaltos para tratar de desalojarles de ese laberinto de tiendas y restaurantes repartidos en cuatro plantas cuyos pasillos desembocan en un hall central abierto hasta el techo.

Además de los cinco islamistas abatidos, los cuerpos de otros podrían encontrarse también bajo los escombros y se desconoce si algunos pudieron escapar.

Once sospechosos fueron detenidos, informó Kenyatta quien no dio más detalles.

El ataque fue reivindicado el sábado por los shebab, quienes dijeron actuar en represalia por la presencia del ejército keniano en Somalia desde finales de 2011 y amenazaron con mayores ataques si Kenia no se retira del país vecino.

Sin embargo, la identidad de los miembros del comando es fuente de controversias.

Tras el asalto, circularon rumores sobre la posibilidad de que el comando tuviera algún miembro extranjero, especialmente estadounidenses y británicos. Entre ellos, la británica Samantha Lewthwaite, viuda de uno de los kamikazes de los atentados del 7 de julio de 2005 en Londres, apodada "la viuda blanca" en los medios.

Los shebab "desmintieron categóricamente la implicación de una mujer" en el ataque y Uhuru Kenyatta no pudo confirmar la participación de británicos o estadounidenses ya que "los expertos forenses están trabajando en la identificación de la nacionalidad de los terroristas".

La policía keniana reforzó la vigilancia en las principales ciudades del país y miles de kenianos se desplazaron para donar sangre, hacer donaciones y ayudar a las víctimas.

  • Comparta este artículo
Mundo

Duelo nacional en Kenia, donde continúa la búsqueda de cadáveres en el centro comercial atacado por terroristas

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota