Mundo

Marcha en Pekín regulada por la Policía

Disputa por islas aviva protestas en China contra Japón

Actualizado el 19 de septiembre de 2012 a las 12:00 am

Aniversario 81 de la invasión japonesa al noreste del país también las alentó

Restaurantes nipones cercanos a embajada no abrieron las puertas ayer

Mundo

Disputa por islas aviva protestas en China contra Japón

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

                         Miles de chinos marcharon ayer por la ciudad de Hengyang, provincia de Hunan, en repudio a los japoneses y su interés por las islas. | AFP
ampliar
Miles de chinos marcharon ayer por la ciudad de Hengyang, provincia de Hunan, en repudio a los japoneses y su interés por las islas. | AFP

Pekín. AFP y EFE. Frente a una doble barrera de policías antidisturbios situada ante la Embajada japonesa en Pekín, grupos de estudiantes coreaban “Abajo con el pequeño Japón” y demostraron su enfado lanzando objetos, tomates y botellas.

Sin embargo, ninguna concentración permanente está autorizada en la avenida Liangmaqiao, cerrada a la circulación a lo largo de más de un kilómetro. Los manifestantes descendieron este gran eje en un sentido y lo remontan en el otro, en un circuito dirigido y sobrevolado por un helicóptero.

La marcha duró mañana y tarde, bajo el control de centenares de policías militares equipados con casco y escudo. La causa: la reciente decisión de Japón de nacionalizar un pequeño archipiélago en el mar de China Oriental y reivindicadas por China .

Las islas, conocidas por Senkaku en Japón y Daioyu en China, están deshabitadas, pero situadas en zonas de una gran riqueza pesquera y podrían estar situadas sobre importantes recursos naturales.

Cada pequeño grupo de manifestantes avanzaba precedido de miembros de las fuerzas del orden vestidos de negro. Al frente del pelotón se exhibían retratos de Mao Zedong, el Gran Timonel.

A cada paso ante la embajada japonesa las botellas volaban y las consignas estallaban: “Devuelvan las Diaoyu”, “Bajen su bandera” o “Váyanse, diablos japoneses”.

Cuando los ánimos se caldeaban en exceso, los altavoces de la policía difundían un mensaje grabado: “Compartimos su resentimiento, pero exprésense de una manera razonable. Respeten el orden. No avancen a contracorriente. Gracias por su cooperación”.

Esto no impidió que la rabia se extendiera en una franja de la población, como demostraron estos últimos días los excesos violentos. Los restaurantes nipones permanecieron cerrados ayer en los alrededores de la embajada japonesa, cuyos diplomáticos transmitieron mensajes de prudencia.

“Mi cólera es tan grande que me podría morir”, aseguró Wang Ye, una jubilada que se manifestaba junto a una de sus amigas.

“El 18 de setiembre hace 81 años el ejército japonés comenzó su guerra de invasión. Al odio antiguo se añade hoy el odio reciente. Les odio a muerte”, se dejaba llevar la mujer al hacer referencia al día del comienzo de la invasión nipona de Manchuria, en 1931.

PUBLICIDAD

A su alrededor, hombres en edad de ser estudiantes despelgaban sus pancartas, que parecían haber sido impresas en el mismo lugar.

“El 18 de setiembre los montes y los ríos de nuestro país lloran. Diaoyu, no nos separaremos nunca de ustedes”, decía una banderola.

Finalmente, varios carteles que mostraban la bandera del sol naciente presentan huellas de zapatos, como pisoteados.

Fuera de China. Las protestas no se limitaron ayer al terrtorio de China. En Bogotá, decenas de ciudadanos chinos se manifestaron ayer en las afueras de la Embajada de Japón para reclamar la soberanía de su país sobre el archipiélago.

Los manifestantes enarbolaron banderas de China y corearon consignas contra Japón, en los alrededores del edificio diplomático.

Los chinos en Bogotá vistieron camisetas blancas estampadas para la ocasión con motivos y frases alusivas a la protesta, tanto en chino como en inglés.

“Las Diaoyu forman parte de China desde siempre”, afirmó Zheng Shuntao, un joven trabajador de una empresa informática, quien respaldó la postura oficial repetida día y noche en medios de comunicación chinos.

“Hasta ahora, el Consejo de Asuntos de Estado, la Conferencia Consultiva Política del Pueblo Chino (asamblea consultiva), el Ejército mostraron una actitud muy severa y la gente también mostró claramente su oposición”, se alegró Zheng, dejando patente su sensibilidad a la propaganda oficial.

El viernes recrudeció la tensión entre entre ambos países al entrar varias patrulleras chinas en aguas de las islas , administradas por Japón y cuya soberanía reclama el Gobierno de Pekín.

Las manifestaciones también fueron convocadas en coincidencia con el aniversario del llamado “incidente de Mukden”.

  • Comparta este artículo
Mundo

Disputa por islas aviva protestas en China contra Japón

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota