Mundo

Líder del Partido Popular arrasó en comicios legislativos

Crisis e indignación popular marcan primer año de Rajoy

Actualizado el 21 de noviembre de 2012 a las 12:00 am

Deuda y déficit públicos crecen entre protestas, y país volvió a recesión

Ajustes obligados y manejo de cifras le restaron credibilidad a Ejecutivo español

Mundo

Crisis e indignación popular marcan primer año de Rajoy

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

                         Trabajadores del servicio de recolección de basura paralizaron labores ayer en Madrid, opuestos a  eliminación de puestos. | AP.
ampliar
Trabajadores del servicio de recolección de basura paralizaron labores ayer en Madrid, opuestos a eliminación de puestos. | AP.

Madrid. AFP. Un año después de su aplastante victoria electoral, el viento cambió para el jefe del gobierno conservador español, Mariano Rajoy, confrontado a una situación económica desastrosa y una gran indignación popular.

“Es verdad que las medidas que estamos tomando hacen daño a mucha gente, pero son absolutamente imprescindibles”, reconoció el lunes, la víspera del primer aniversario de su victoria.

“Ya sabíamos que este año era malo, pero en el año 2014 va a volver el crecimiento”, aseveró.

Bajo la mirada de Bruselas, el gobierno aprobó un plan de tres años que prevé ahorrar 150.000 millones, logrando evitar, por ahora, un rescate global de su economía, pese a quedar expuesto a críticas de los que lo describen como atado de pies y manos frente a la crisis.

“Dicho de manera directa, Rajoy tiene falta de liderazgo. No actúa como estadista aunque lo que hace falta en España es uno”, dijo Fernando Vallespín, catedrático de Ciencias Políticas en la Universidad Autónoma de Madrid.

Hace un año, este gallego de 57 años y barba cana arrasó en las elecciones legislativas, desbancando al anterior gobierno socialista y dando a su formación, el Partido Popular, su mayor victoria desde el regreso de la democracia a España tras la muerte de Franco en 1975.

Sin embargo, desde entonces las malas noticias se acumulan: el desempleo crece, el país recayó en la recesión y la deuda y el déficit públicos se disparan entre protestas.

Jurista de formación, Rajoy prometió transparencia ante las “mentiras” de los socialistas, pero se lanzó con su equipo a un baile de cifras que dañó su credibilidad ante los mercados y el electorado.

Así, en setiembre anunció que el déficit público español alcanzaría el objetivo fijado del 6,3% del PIB y dos días luego reconoció que habría un desvío, al menos temporal, que lo llevaría al 7,4% para ayuda pública a los bancos.

Aunque oficialmente Bruselas respalda los esfuerzos de España, “su gobierno se ve como un gobierno oportunista y no fiable”, afirmó Antón Losada, profesor de Ciencias Políticas en la Universidad de Santiago de Compostela.

  • Comparta este artículo
Mundo

Crisis e indignación popular marcan primer año de Rajoy

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota