Mundo

Crimen organizado dispara servicios de seguridad privada en Centroamérica

Actualizado el 21 de octubre de 2012 a las 12:00 am

Cantidad de guardias privados en Costa Rica duplica a los 13.000 oficiales de la Fuerza Pública

Mundo

Crimen organizado dispara servicios de seguridad privada en Centroamérica

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

                         La tasa de crecimiento de los negocios de seguridad privada en la ragión rondan el 8% anual. | ARCHIVO
ampliar
La tasa de crecimiento de los negocios de seguridad privada en la ragión rondan el 8% anual. | ARCHIVO

Panamá (AFP). Las múltiples actividades del crimen organizado en Centroamérica, una de las regiones más violentas del mundo, ha incrementado la contratación de la seguridad privada, sobre todo en el llamado triángulo norte donde la fuerza pública se ha visto desbordada.

Según cifras recientes de la Federación Panamericana de Seguridad Privada, en Centroamérica hay más de 200.000 personas dedicadas a este negocio, la mayoría en condiciones de informalidad.

En el triángulo norte (Guatemala, Honduras y El Salvador), la concentración de este tipo de servicios es mayor debido a la incidencia del crimen organizado y de las "maras" o pandillas.

"El triángulo norte es una zona que tiene grandes problemas de seguridad y obviamente tiene el mayor número de agentes privados", dijo a la AFP Omar Garrido, representante para Centroamérica de Asis, una organización internacional dedicada a la seguridad de las empresas privadas.

Garrido estima que la cifra real podría ser de unos 300.000 guardias privados en Centroamérica, de los cuales 200.000 operan en el triángulo norte.

Según datos del sector, el crecimiento de las empresas de seguridad ronda el 8% anual en Centroamérica, una región que posee las tasas de homicidio más altas del planeta, de acuerdo a estudios de la ONU.

Honduras, con una tasa de 92 homicidios por cada 100.000 habitantes, es el país sin guerra más peligroso del mundo. Le siguen El Salvador con una tasa de 69 y Guatemala con 39.

Según la ONU, la guerra desatada por México contra los cárteles del narcotráfico, ha obligado a estas organizaciones a desplazarse hacia los países del istmo, donde han encontrado un campo abonado por la pobreza, el desempleo juvenil y la corrupción gubernamental.

Rubén Fajardo, consultor en temas de seguridad, asegura que "las autoridades se están enfocando más al crimen organizado, la delincuencia común se nos desborda y ahí es donde la seguridad privada ha tenido un incremento".

Fajardo, quien participó esta semana en un foro de expertos que se reunió en Panamá para analizar diversos temas relacionados con los servicios privados de seguridad, estima que estos han tenido un "crecimiento enorme" en la región en los últimos 15 años.

En Guatemala, los guardias de seguridad cuadruplican en número a los 24.000 miembros de la fuerza pública, mientras que en Honduras duplican a los 29.000 agentes de la Policía.

PUBLICIDAD

En Costa Rica , con índices más bajos de criminalidad, los guardias privados también duplican en número a los 13.000 efectivos estatales.

Criminalidad atemoriza a inversionistas. Secuestros, extorsiones y asaltos a contenedores que transportan mercancías en las carreteras son algunas de las actividades criminales que más preocupan a los empresarios centroamericanos, los grandes usuarios de los servicios de seguridad privada.

"Hay más clientes porque hay más movimiento de mercadería y las poblaciones y los riesgos aumentan. Así como se habla de globalización económica, también existe la globalización delictiva y toca a todos los estratos", dijo a la AFP un empresario con actividades en toda Centroamérica, quien prefirió mantener el anonimato.

Según dijo, semanalmente se pierden 14 contenedores en Honduras; 10 en Guatemala y ocho en El Salvador.

Sin embargo, la mayoría de guardias privados están mal pagados y carecen de preparación adecuada para enfrentar la delincuencia, lo que en ocasiones lleva a que terminen delinquiendo o sirviendo al narcotráfico.

"Si el narcotráfico ha sido capaz de comprar jefes de policía, por qué no va a poder comprar a personas que no tienen ese poder", se pregunta Ernesto Alvarado, presidente de Asis en Panamá.

"Siempre va a existir la tentación", dijo Garrido, para quien al guardia privado hay que pagarle una cantidad "lo suficientemente justa para que no se sienta motivado a cometer un delito".

Fajardo va más allá y asegura que "la industria de la seguridad privada ha sido utilizada por el crimen organizado para lavar dinero", aunque "ésta no es una regla general".

  • Comparta este artículo
Mundo

Crimen organizado dispara servicios de seguridad privada en Centroamérica

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota