Mundo

Tribunal dictó pena de muerte a 21 personas

Condena por masacre en juego de futbol aviva caos en Egipto

Actualizado el 27 de enero de 2013 a las 12:00 am

Allegados de los acusados intentaron asaltar cárcel; 30 personas murieron

Choques suman tensión a crisis social tras aniversario de caída de Mubárak

Mundo

Condena por masacre en juego de futbol aviva caos en Egipto

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

El Cairo. EFE y AFP. La condena a muerte para 21 acusados por su implicación en la masacre del estadio de Port Saíd en febrero pasado actuó ayer como un balde de combustible sobre la hoguera en que arde Egipto, inmerso en una gravísima crisis que se cobró ayer al menos 30 vidas.

Por otra parte, la oposición pidió al presidente islamista Mohamed Mursi una solución política “global”, con un “gobierno de salvación nacional”.

Los enfrentamientos de Puerto Saíd se produjeron un día después del segundo aniversario de la “revolución” que depuso al entonces presidente, Hosni Mubárak, marcado también por la violencia entre manifestantes hostiles a Mursi y policías que dejó nueve muertos y 530 heridos, según fuentes médicas.

Ayer, al menos 30 personas, incluidos dos policías, murieron y 312 resultaron heridas en Puerto Saíd. Los enfrentamientos se produjeron después de que allegados de los condenados a muerte intentaron invadir la cárcel en la que estos se encontraban.

Un general del ejército anunció el despliegue de los militares en la ciudad para “restablecer la calma” y proteger las instalaciones públicas, según la agencia Mena. Mientras en la sede de la Academia de Policía de El Cairo –paradójicamente en la misma sala donde se juzgó a Mubárak– las familias de la víctimas estallaban de júbilo, en Port Said una turbamulta se dirigía a la prisión para tratar de asaltarla.

El 9 de marzo, el presidente del tribunal dará a conocer la sentencia que afecta a los otros 52 acusados, entre ellos nueve policías.

La tragedia. En febrero del 2012, 74 personas murieron en Puerto Saíd después de un partido de futbol entre el gran club cairota Al Ahly y un equipo local, Al Masry.

Esta tragedia, la mayor del futbol egipcio, se produjo en el estadio de Puerto Saíd, después de que Al Ahly sufriera su primera derrota de la temporada. Cientos de seguidores de Al Masry invadieron el campo y lanzaron piedras y botellas contra los de Al Ahly.

Los acusados negaron los cargos de asesinato intencionado y tenencia ilegal de armas.

Los “ultras” del Al Ahly, hinchas que aseguran que la mayoría de las víctimas procedían de sus filas, amenazaron a las autoridades con provocar el “caos” si el veredicto no era severo.

PUBLICIDAD

Los “ultras” son conocidos por su apoyo activo a la revuelta popular que, a principios del 2011, provocó la caída de Mubárak.

Gritos contra Mursi. Mientras la situación en Port Saíd se convertía en una pesadilla de tiros y carreras, en El Cairo continuaban las manifestaciones y los choques con la Policía en la plaza Tahrir y el Ministerio del Interior.

La sensación generalizada de pérdida de control llevó al Consejo de Defensa Nacional, máximo órgano de seguridad del país, a reunirse de urgencia, presidido por Mursi.

En un comunicado tras el encuentro, el consejo advirtió de que podría decretarse “el toque de queda o el estado de emergencia en los sitios que conocen perturbaciones”.

En la reunión se decidió también convocar un nuevo “diálogo nacional amplio” que estará dirigido por personalidades nacionales independientes.

  • Comparta este artículo
Mundo

Condena por masacre en juego de futbol aviva caos en Egipto

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota