Mundo

Compañía hará pruebas antes de sacar combustible nuclear de reactor japonés de Fukushima

Actualizado el 05 de noviembre de 2013 a las 12:18 pm

Japón anunció que la Agencia Internacional de Energía Atómica (AIEA) examinará el modo en que se realizaron los controles de radiactividad del agua de mar cercana a la central

Mundo

Compañía hará pruebas antes de sacar combustible nuclear de reactor japonés de Fukushima

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Tokio

Tepco, la Compañía Eléctrica  de Tokio, que opera la accidentada central nuclear de Fukushima, indicó este martes que realizará pruebas antes de empezar a sacar el combustible gastado de una piscina del reactor 4, una arriesgada tarea considerada imprescindible.

Por otra parte, Japón anunció que la Agencia Internacional de Energía Atómica (AIEA) examinará el modo en que se realizaron los controles de radiactividad del agua de mar cercana a la central.

"Dijimos que íbamos a empezar a retirar el combustible gastado hacia mediados del mes de noviembre, pero antes realizaremos una prueba práctica con el conjunto de los equipos", explicó  una portavoz Tepco.

"Ya efectuamos un ejercicio con el sistema que sirve para sacar el combustible, pero aún no lo hemos hecho con la cámara en que lo pondremos", agregó. "Consideramos que era necesario para controlar la seguridad del procedimiento", puntualizó.

 Tres técnicos de la empresa Tokyo Electric Power Co. revisaron la planta nuclear de Fukushima el pasado 12 de setiembre. Japón ha considerado botar parte del agua radiactiva al océano Pacífico.  | AFP
ampliar
Tres técnicos de la empresa Tokyo Electric Power Co. revisaron la planta nuclear de Fukushima el pasado 12 de setiembre. Japón ha considerado botar parte del agua radiactiva al océano Pacífico. | AFP
 Sacar el combustible gastado de la piscina del reactor 4,una operación sumamente delicada, podría durar al menos un año, había indicado Tepco en setiembre.

Se trata de retirar unos 1.331 ensamblados de combustible y 202 nuevos que se encuentran en su piscina de desactivación del reactor 4, uno de los más afectados por el tsunami de 2011 de los seis de la central.

Esta piscina, situada a varios metros del suelo, se debilitó considerablemente por las explosiones de hidrógeno que volaron el techo y una pared del edificio que alberga el reactor y su recinto de confinamiento.

La retirada se debe realizar con mucha precaución y una precisión extrema para que los ensamblados no sufran golpes y estén fríos permanentemente, ya que, de lo contrario podrían provocar una reacción en cadena de fisión nuclear.

Numerosos expertos en reactores atómicos, entre ellos el japonés Hiroaki Koide, han señalado en varias ocasiones la gran dificultad de esta operación, el peligro que conlleva si no se realiza con meticulosidad, pero también la urgencia de retirar este combustible situado en un lugar muy vulnerable.

"Es absolutamente necesario trasladar lo antes posible ese combustible a un lugar seguro, ya que (donde está) actualmente es demasiado peligroso", declaró Koide, un especialista de los reactores nucleares de la Universidad de Kyoto.

PUBLICIDAD

Sin embargo, "si el sistema que hace posible esta operación deja que se escape un ensamblado, se correrá nuevamente el riesgo de verter materia radiactiva", agregó. "Dado que el combustible de la piscina puede esta dañado, no será fácil lograr que entre en la cámara", advirtió.

Dados los precedentes poco gloriosos, surgen interrogantes sobre la capacidad de Tepco en el plano técnico y en materia de recursos para llevar a cabo esta operación inédita en estas condiciones.

En este contexto, un equipo de la AIEA llegará a Japón el miércoles, "en particular para observar el muestreo del agua de mar y el modo en que se realizan los análisis en los alrededores de la central de Fukushima Daichi, antes de hablar de la vigilancia del medio ambiente marino con las autoridades japonesas", indicó la Autoridad de Regulación Nuclear de Japón.

En septiembre, Tepco decidió verter al mar cerca de 1.100 toneladas de agua "escasamente" radiactiva, tras el paso de un tifón.

Un litro de esta agua contenía hasta 24 becquereles de estroncio y otras materias radiactivas. Las autoridades japonesas autorizan que se vierta en el mar siempre y cuando tenga como máximo 30 becquereles por litro.

No obstante, los medios de comunicación japoneses criticaron a Tepco por no medir el nivel de otros elementos radiactivos, como el cesio 134 o el cesio 137.

  • Comparta este artículo
Mundo

Compañía hará pruebas antes de sacar combustible nuclear de reactor japonés de Fukushima

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota