Mundo

Ciudad fantasma fue escenario de búsqueda

Actualizado el 20 de abril de 2013 a las 12:00 am

Mundo

Ciudad fantasma fue escenario de búsqueda

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

                         Las calles y las aceras en las cercanías de un centro comercial en la ciudad de Boston  estaban casi desiertas en horas de la tarde; en tanto,  el sistema de transporte público se encontraba suspendido. | AP
ampliar
Las calles y las aceras en las cercanías de un centro comercial en la ciudad de Boston estaban casi desiertas en horas de la tarde; en tanto, el sistema de transporte público se encontraba suspendido. | AP

La búsqueda del segundo sospechoso de los atentados en la Maratón de Boston, el lunes, convirtió a esta en una ciudad fantasma, donde la gente apenas se asomaba a la calle y la mayoría de los negocios cerraron, mientras miles de policías requisaban las casas del suburbio de Watertown.

En el centro de la ciudad, las calles apenas tenían tráfico vehicular y los pocos peatones que se dejaban ver, caminaban perdidos o apurados, con el sonido de sirenas de la Policía como telón de fondo, constató la Agencia Francesa de Noticias (AFP).

La mayoría de personas acató la orden del gobernador de Massachusetts, Deval Patrick, de no salir de sus casas, prohibición que se levantó al final de la tarde.

“No abran la puerta a nadie, salvo a un policía adecuadamente identificado”, recomendó Patrick en horas de la mañana.

Las autoridades también pidieron a las tiendas no abrir, lo cual provocó la paralización de la actividad comercial.

“Disculpas, estamos cerrados”, se podía leer en papeles escritos a mano en la puerta de las tiendas de Stuart Street, una zona habitualmente animada con varios restaurantes y lugares de comida rápida.

En la entrada de hoteles como el Revere se había colocado una pizarra con la foto de Dzhojar Tsarnaev, el joven de 19 años sospechoso del atentado que dejó tres muertos y quien entonces seguía prófugo luego de que su hermano Tamerlan fuese ultimado por la Policía.

“Esto es increíble, no sabemos qué hacer y no pudimos cambiar nuestro vuelo”, decía en la calle, con desesperación, Ana, una turista colombiana, mientras buscaba un lugar donde comer.

Boston no tenía trenes ni buses ni metro, después de que las autoridades suspendiesen esos servicios.

También se tuvo que posponer el partido de beisbol de los Medias Rojas, programado para anoche.

Con ojos de ticos. Desde Boston, costarricenses describieron a La Nación la situación que vivieron desde sus hogares.

“Seguimos todos en casa, viendo las noticias, pero no viéndolas demasiado. Las calles están vacías, y todo el día se han escuchado las sirenas”, escribió Tatiana Peralta, exestudiante de la Universidad de Harvard, quien vive a dos cuadras de donde explotaron las bombas.

PUBLICIDAD

Manuel Esquivel, otro nacional que ha vivido en Boston por siete años, contó que anoche estuvo en una actividad del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT), una hora antes de los hechos.

“Cuando me levanté esta mañana, tenía mensajes en el celular y más de diez llamadas perdidas, para ver cómo estaba o para que no saliera de la casa”, relató en una entrevista telefónica

“Es como una película, es irreal despertarse y ver todo esto”, comentó Esquivel.

  • Comparta este artículo
Mundo

Ciudad fantasma fue escenario de búsqueda

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota