Mundo

Indio estadounidense de 93 años

Chester Nez: el último guardián del código navajo que luchó en la II Guerra Mundial

Actualizado el 05 de junio de 2014 a las 12:00 am

Último guardián del código navajo

Mundo

Chester Nez: el último guardián del código navajo que luchó en la II Guerra Mundial

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Washington.EFE Chester Nez, último de los indios navajos utilizados por EE. UU. para transmitir mensajes cifrados durante la II Guerra Mundial, falleció ayer a los 93 años, informó el diario Arizona Central.

Nez murió en Alburquerque (Nuevo México) por un fallo renal.

Se trataba del último miembro del famoso grupo de indios de la tribu navajo que fueron reclutados por la Infantería de Marina de EE. UU. durante la II Guerra Mundial, con el objetivo de eludir a los descifradores del ejército japonés en las batallas del Pacífico.

En 1942, poco después del ataque japonés a Pearl Harbor (Hawái), Nez fue llamado a filas junto con otros compañeros navajos cuando estudiaban en un instituto de Flagstaff (Arizona) .

Los oficiales estadounidenses estaban tratando de desarrollar un sistema de mensajes en clave que fuesen indescifrables para transmitir información secreta a sus tropas en el Pacífico, ya que los códigos empleados hasta el momento habían sido rápidamente interpretados por los japoneses.

A uno de ellos, que había vivido en una reserva de navajos, se le ocurrió utilizar el idioma, ya que contaba con escasos registros escritos, su sintaxis y gramática eran elaboradas y utiliza tonos difíciles de asimilar por los que no lo conocen.

Las autoridades buscaron, por eso, a navajos que hablasen con fluidez también inglés.

Por ello, Nez y sus 28 compañeros fueron trasladados a San Diego (California), donde conformaron el Pelotón 328 de los Marines, antes de ser desplegados en batalla. Durante la guerra, los japoneses nunca lograron descifrar el código.

Nez y sus compañeros se mantuvieron como guardianes del código secreto y hasta 1968 no pudieron contar su papel vital en el enfrentamiento bélico, por tratarse de información clasificada.

En 1974, después de 25 años como pintor en un hospital del Departamento de Asuntos de Veteranos en Albuquerque, se retiró a su casa de una reserva india en Nuevo México. En julio de 2001 el presidente George W. Bush les entregó las Medallas de Oro del Congreso a los cinco supervivientes de entonces del pelotón de navajos.

  • Comparta este artículo
Mundo

Chester Nez: el último guardián del código navajo que luchó en la II Guerra Mundial

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota