Mundo

Está en La Habana por tratamiento de salud

Chávez lleva siete días ausente, y atiza dudas

Actualizado el 05 de diciembre de 2012 a las 12:00 am

Hermetismo agita diversas versiones entre la gente sobre gravedad del mal

Oposición reclama claridad al Gobierno debido a la creciente especulación

Mundo

Chávez lleva siete días ausente, y atiza dudas

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

                         Chávez el 7 de octubre pasado en el palacio de Miraflores, en Caracas,  la noche en que  fue reelegido presidente por tercera vez consecutiva. | AFP.
ampliar
Chávez el 7 de octubre pasado en el palacio de Miraflores, en Caracas, la noche en que fue reelegido presidente por tercera vez consecutiva. | AFP.

Caracas. EFE. El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, cumplió ayer una semana en La Habana, adonde viajó para recibir un tratamiento especial ligado con la recuperación de su cáncer , mientras en Venezuela simpatizantes y detractores observan, divididos, el silencio del gobernante.

Elevando oraciones y esperándolo con fe, sus seguidores creen que está descansando mientras ciudadanos opositores denuncian el “hermetismo” en relación con su mal y hablan sobre la gravedad del cáncer que le fue detectado hace año y medio en Cuba.

“Sabemos que está en buenas manos con el pueblo cubano y con su medicina, que es una de las mejores del mundo. Lo están repotenciando porque va a llegar todo hecho un Chaveznator ”, dice, convencido, Jorge Moreno, de 45 años y propietario de una tienda de recuerdos revolucionarios.

En figuras de barro, camisetas o gorras, la imagen del presidente está omnipresente en este pequeño comercio de Caracas, pero en la realidad la cosa es diferente.

Fuera de toda vista. El 15 de noviembre fue la última vez que los venezolanos vieron a Chávez. En aquella ocasión encabezó un consejo de ministros en el palacio de Miraflores.

Y, con más hermetismo del habitual, sigue sin difundirse imagen suya desde que salió del país.

A esquinas de la tienda de Jorge, Míriam Bolívar, ama de casa de 58 años, no falta a su cita diaria en la llamada “esquina caliente” de la plaza Bolívar, espacio de apasionadas discusiones chavistas.

“Él tiene que cuidarse, tiene que pensar que es un líder y que si ya no está, quedaríamos huérfanos ”, señala Bolívar, quien ora “todos los días” por la salud de Chávez pese a que lo ve “bien”.

En la línea de Bolívar, Gloria Briceño, funcionaria de 62 años, se declara “muy optimista”.

“Tengo fe en Dios y yo sé que Chávez está bien y todos tenemos que tener fe en que Chávez está bien, que él lo único que se está haciendo es un tratamiento para su salud, para que continúe en el bienestar que tiene”, apunta esta trabajadora que descarta pensar, “por ahora”, en cualquier relevo en las filas oficialistas.

Creer, pensar u opinar son los verbos que más se conjugan respecto a la enfermedad presidencial, de la que el propio Chávez se ha declarado libre, pero de la que no se ha difundido ningún informe médico.

PUBLICIDAD

Desde la oposición, reclaman “transparencia” para acabar con las múltiples versiones que circulan en la calle y que parecen haber convertido a muchos venezolanos en expertos médicos.

En una columna semanal, el escritor Alberto Barrera ironizaba el domingo sobre las mil y una teorías que se manejan estos días: “ se ha dicho que jamás se curó”, “que el tumor volvió a aparecer en sus caderas” , que su enfermedad es un “disfraz” para viajar a Cuba y “asesorar a las FARC en las negociaciones de paz”, comentó.

  • Comparta este artículo
Mundo

Chávez lleva siete días ausente, y atiza dudas

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota