Mundo

Cerca de 40 muertos en Irak en una ola de atentados contra peregrinos chiítas

Actualizado el 14 de noviembre de 2013 a las 07:51 am

Ataques ocurrieron durante fiesta religiosa de la comunidad musulmana

En los últimos meses, la violencia se ha intensificado en Irak a pesar del refuerzo de las medidas de seguridad y de las campañas contra los insurgentes

Mundo

Cerca de 40 muertos en Irak en una ola de atentados contra peregrinos chiítas

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Kerbala

Cerca de 40 personas murieron este jueves en Irak en una ola de atentados contra peregrinos chiítas que celebraban la Ashura, la principal fiesta religiosa de esta comunidad musulmana blanco de ataques de los extremistas sunitas.

Por la mañana, un atentado suicida contra una procesión chiíta en Saadiyah, una zona de mayoría chiíta de la provincia de Diyala, en el norte de Bagdad, dejó al menos 30 muertos y 65 heridos, según la policía y los servicios médicos.

Pocas horas antes, otras nueve personas murieron en dos atentados casi simultáneos en la localidad de Hafriyah, al sur de Bagdad, donde los peregrinos se habían reunido en una tienda de campaña, indicaron las mismas fuentes.

En la ciudad de Kirkuk (norte), donde viven distintas comunidades religiosas, un doble atentado dejó cinco heridos, según la policía y el personal sanitario.

 Chiítas participan en la celebración del Ashura, en Kerbala (Irak),  para conmemorar la muerte del imán Hussein, nieto del profeta Mahoma.
ampliar
Chiítas participan en la celebración del Ashura, en Kerbala (Irak), para conmemorar la muerte del imán Hussein, nieto del profeta Mahoma. (EFE.)
La celebración de la Ashura es con frecuencia el objetivo de los atentados de grupos sunitas relacionados con al-Qaeda, que consideran a los chiítas, mayoritarios en Irak, como "infieles".

Centenares de miles de peregrinos acudieron este jueves a la ciudad santa de Kerbala, rodeada de grandes medidas de seguridad, para celebrar la Ashura, que conmemora el martirio de Husein, el nieto del profeta Mahoma asesinado en el siglo VII.

Según la tradición, el imán Husein murió junto a varios de sus compañeros en la batalla de Kerbala y luego fue decapitado y mutilado. Por eso muchos peregrinos recuerdan esos hechos con autoflagelaciones.

Este año se reforzaron todavía las medidas de seguridad en Kerbala, con el despliegue de más de 35.000 soldados y policías dentro y alrededor de la ciudad y con controles para impedir la entrada de vehículos. Varios helicópteros sobrevolaban la ciudad, situada a unos 100 kilómetros al suroeste de Bagdad.

Los peregrinos, vestidos de negro, se reunieron frente a los mausoleos del imán Husein y de su hermanastro Abas mientras se oía por unos megáfonos la historia de la batalla de Kerbala y los grupos de voluntarios repartían agua.

Algunos fieles iban de un mausoleo a otro gritando "¡Nos sacrificamos por tí, Husein!", el último acto simbólico de la peregrinación. Las conmemoraciones, que también incluyen representación del asesinato de Husein, se terminan tras el rezo de media jornada.

PUBLICIDAD

"Vengo aquí todos los años desde que era joven, incluso durante la dictadura de Sadam" Husein, el presidente derrocado en 2003 y ejecutado en 2006, recuerda Abú Alí, un peregrino de 35 años de la ciudad costera de Basora (sur). "Desafío a quién sea a que no llore", dice emocionado.

Bajo el régimen del dictador sunita Sadam Husein, la mayoría de conmemoraciones de la Ashura estaban prohibidas.

Las celebraciones, que duran diez días, terminan este jueves con la participación de miles de chiitas procedentes de varias regiones de Irak y del extranjero.

Durante este periodo los fieles organizan procesiones en varios puntos de Irak y montan tiendas de campaña para distribuir comida y agua a los peregrinos que se dirigen a Kerbala, en muchos casos a pie.

Según las autoridades provinciales dos millones de personas, entre ellas 200.000 extranjeros, habrán visitado Kerbala cuando este jueves termine la peregrinación. Todos los hoteles de la ciudad están completos.

Luego los fieles volverán a Kerbala para el día del Arbain que cierra los 40 días de ayuno tras la Ashura.

En los últimos meses, la violencia se ha intensificado en Irak a pesar del refuerzo de las medidas de seguridad y de las campañas contra los insurgentes. En lo que va de año murieron 5.600 personas, 964 de ellas en octubre, el mes con más víctimas desde abril de 2008, según cifras oficiales.

A principios de noviembre el primer ministro chiíta, Nuri al Maliki pidió más cooperación a Estados Unidos para luchar contra la insurrección.

  • Comparta este artículo
Mundo

Cerca de 40 muertos en Irak en una ola de atentados contra peregrinos chiítas

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota