Mundo

De Caracas a Bagdad, de Atenas a Kampala, la victoria de Obama en las calles

Actualizado el 07 de noviembre de 2012 a las 12:00 am

Venezolanos creen que relaciones actuales con EE.UU. no cambiarán

Mundo

De Caracas a Bagdad, de Atenas a Kampala, la victoria de Obama en las calles

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

                         Las reacciones en torno a la elección no se hicieron esperar. | AFP
ampliar
Las reacciones en torno a la elección no se hicieron esperar. | AFP

París (AFP). Desde las minas de cobre de Zambia hasta las calles de Caracas o Atenas, pasando por Bagdad y Kandahar, el mundo no se detuvo por la reelección de Barack Obama, pero muchos ciudadanos comunes de otros países, vendedores, taxistas o desempleados, tuvieron durante un momento la vista puesta en Estados Unidos.

En Caracas, la noticia del triunfo del candidato demócrata llegó a medianoche, cuando salía a trabajar en su taxi Wilmer Cedeño, seguidor del presidente venezolano Hugo Chávez.

Cedeño duda de que un nuevo gobierno de Obama pueda traer cambios dentro o fuera de Estados Unidos. “Que haya ganado Obama o no, no evitará la consecución de intervenciones militares (de Estados Unidos) en los países árabes”, dijo Cedeño a la AFP a las afueras de un centro comercial en Caracas.

"Eso continuará inevitablemente porque el presidente Obama no toma decisiones autónomas", apuntó el joven de 28 años, dudando también que las relaciones diplomáticas entre Venezuela y Estados Unidos -sin embajadores desde 2010- puedan mejorar en los próximos cuatro años.

"Dudo mucho que Chávez cambie su idiosincrasia y su ideología hacia los Estados Unidos", aseguró.

En una calle de Lusaka, la capital de Zambia, Angela Banda, vendedora de fruta de 36 años, comentó la reelección del presidente estadounidense afirmando que “es un gran momento para nosotros, los africanos”.

El efecto Obama sigue funcionando: “a los africanos ya no se los mira como seres humanos de segunda categoría”, afirmó Angela.

En este país pobre y dependiente en gran medida de la ayuda humanitaria, Obama es tan popular que se le ha dado su nombre a un licor barato.

Como muchos africanos, que se apropian de Obama y de sus orígenes kenianos, Michael Kaumba se refirió a él tratándolo de “nuestro” presidente, y prometió beber un “Obama” a su salud.

Para el ugandés Stephen Langa, las noticias llegadas de Estados Unidos tenían sabor a derrota. “No hay que esperar cuatro buenos años para África ni para el resto del mundo”, estimó este activista antihomosexual, director de Family Life Network, un lobby ligado a las iglesias evangelistas norteamericanas.

“Es cierto que Obama promovió la democracia, el buen gobierno y el estado de derecho, pero también la homosexualidad y el aborto, y empujó a países en vías de desarrollo a tomar posiciones que no eran las propias", lamento.

PUBLICIDAD

El ugandés, entrevistado en Kampala, critica la “ceguera” que considera tienen los africanos que apoyan a Obama simplemente porque es negro.

  • Comparta este artículo
Mundo

De Caracas a Bagdad, de Atenas a Kampala, la victoria de Obama en las calles

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota