Mundo

Búsqueda de paz en Colombia evidencia imposibilidad de triunfo militar

Actualizado el 28 de agosto de 2012 a las 12:00 am

Analistas destacan que ni el Gobierno ni las FARC pueden imponerse en el campo de batalla

Mundo

Búsqueda de paz en Colombia evidencia imposibilidad de triunfo militar

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

                         El presidente Juan Manuel Santos anunció ayer los contactos con las FARC. | AFP
ampliar
El presidente Juan Manuel Santos anunció ayer los contactos con las FARC. | AFP

Bogotá. (AFP). Un intento de diálogo de paz en Colombia, anunciado por el presidente Juan Manuel Santos , evidencia la imposibilidad de un triunfo militar en el prolongado conflicto armado de este país, próximo a cumplir 50 años, señalaron analistas este martes.

El anuncio de Santos de que adelanta "conversaciones exploratorias" con la guerrilla FARC marcó un giro en la política colombiana de la última década, que buscó acabar militarmente con los rebeldes.

"Creemos que es una muy buena noticia que el gobierno haya decidido abrir el camino del diálogo. El conflicto armado requiere una salida negociada porque la derrota total de la guerrilla es inalcanzable", dijo a la AFP Javier Ciurlizza, director para América Latina y el Caribe del centro de análisis Crisis Group.

Tras el fracaso de una ambiciosa mesa de negociaciones con el gobierno de Andrés Pastrana (1998-2002), su sucesor Álvaro Uribe (2002-2010), cuyo padre fue asesinado por las FARC, dedicó importantes recursos al combate a la insurgencia y auspició la desmovilización de los grupos paramilitares de extrema derecha.

Las Fuerzas Armadas colombianas tienen hoy 270.000 militares así como el apoyo de Estados Unidos que, mediante el Plan Colombia, ha transferido en una década 8.000 millones de dólares para la lucha contra las drogas y las guerrillas, junto con tecnología y entrenamiento.

Las FARC perdieron en los años recientes a sus principales comandantes, entre ellos Raúl Reyes, Jorge Briceño y Alfonso Cano en operativos militares, y se ha visto confinada a las zonas rurales y selváticas pero todavía cuenta con un contingente de más de 9.000 combatientes y realiza ataques con explosivos que causan serios daños a la fuerza pública, la población civil y la infraestructura económica.

Y pese a que los analistas coinciden en que será imposible una victoria militar, también destacan que los golpes sufridos por la guerrilla más antigua de América Latina contribuyeron a plantear nuevamente el escenario del diálogo.

"Si a las FARC no se les hubiese disuadido de que su proyecto armado no tiene futuro, estarían dispuestas a seguir en ese camino. Eso, efectivamente, lo hicieron Uribe y el Plan Colombia", dijo a la AFP Luis Eduardo Celis, investigador de la Corporación Nuevo Arcoiris, que analiza el conflicto interno.

PUBLICIDAD

Celis destacó que también juega a favor de una negociación el hecho de que las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC, comunistas) son "un aparato político complejo y no tan sólo un Ejército".

"Tienen vínculos con organizaciones sociales y políticas. Ellos quieren salvar su organización y están preparados para reconvertirse en un movimiento político", aseguró.

Al asumir la presidencia en agosto de 2010, Santos, ministro de la Defensa de Uribe entre 2006 y 2009, perteneciente a una tradicional familia política colombiana ligada al Partido Liberal y fundadora del diario El Tiempo, ofreció mantener la línea de firme enfrentamiento a las guerrillas, pero a la vez aseguró que no había cerrado la puerta de la paz.

"Desde el primer día de mi gobierno he cumplido con la obligación constitucional de buscar la paz", recordó el lunes el mandatario.

Aunque la mayor parte de la clase política respaldó el anuncio de Santos , Uribe y sectores afines han expresado su rechazo.

"Hay conciencia de que para conseguir buenos resultados, hay que contener" tanto a la oposición política como a un posible sabotaje de grupos delincuenciales, apuntó Ciurlizza.

De lado de las FARC "siempre hay un riesgo de facciones que se opongan, especialmente las vinculadas con el narcotráfico. Pero en este momento no advertimos fracturas significativas. Hay un liderazgo que se acata y esa es una de las razones por las cuales el gobierno inicia este proceso", señaló.

En todo caso, el solo hecho de que Santos reconozca estos primeros contactos favorecería políticamente a la guerrilla, según el politólogo Vicente Torrijos, de la Universidad del Rosario de Bogotá.

"El gran propósito de las FARC es despojarse de la percepción de actor armado y pasar a ser concebido como actor político. Si se instala una mesa, el ritmo político de Colombia va a estar marcado por lo que hagan o dejen de hacer las FARC, así como la posibilidad de reelección de Santos" en 2014, aseguró Torrijos a la AFP.

  • Comparta este artículo
Mundo

Búsqueda de paz en Colombia evidencia imposibilidad de triunfo militar

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota