Mundo

Manifestaciones en varias ciudades del país

Brasil reúne a miles en protesta que se encendió con 20 céntimos

Actualizado el 18 de junio de 2013 a las 12:00 am

Reclamo contra aumento en tarifas de transporte público gestó movimiento

Mejor educación y vivienda se sumaron a los pedidos para la presidenta Rousseff

Mundo

Brasil reúne a miles en protesta que se encendió con 20 céntimos

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Todo lo inició un aumento del pasaje en el transporte público en São Paulo, que tampoco parecía catastrófico: de 1,5 a 1,6 dólares, una diferencia 20 céntimos en la moneda brasileña, suficiente para comprar un caramelo.

Pero el reclamo extendió sus aspiraciones y a él se unieron el enfado por los multimillonarios gastos del Mundial de Fútbol 2014 y, desde ayer, la exigencia por mejoras en la educación, la salud y más viviendas.

Sin liderazgo político y social definido, más de 100.000 personas protestaron ayer en São Paulo, Río de Janeiro, Brasilia, Fortaleza, Salvador y otras ciudades, convocados por medio de las redes sociales.

En Belo Horizonte, la Policía disparó gases lacrimógenos y balas de goma contra los manifestantes para impedirles que se acercaran al Estadio Mineirao, donde jugaron Nigeria y Tahití por la Confederaciones, un test del Mundial-2014.

Unas 30.000 personas protestaban en las calles de São Paulo, acercándose a la avenida Paulista, la principal vía del centro de la ciudad más poblada del país. En Brasilia, más de 200 personas se subieron al techo del Congreso Nacional.

Son las mayores manifestaciones en 21 años en Brasil –donde la población no acostumbr salir a la calle a expresar su descontento–, desde las protestas de 1992 contra la corrupción del gobierno del presidente Fernando Collor de Melo, quien renunció durante su juicio político ante el Senado.

“Estoy aquí para mostrar que Brasil no es solo fútbol. Aquí no hay solo fiesta. Hay otras preocupaciones, como la falta de inversiones en cosas realmente importantes, la salud y la educación”, dijo a la AFP la abogada Daiana Venancio, de 24 años, quien protestaba en Río con una nariz de payaso.

El ministro brasileño de Deportes, Aldo Rebelo, advirtió de que el Gobierno no tolerará manifestaciones que perturben la realización de los partidos de la Confederaciones. En su mayoría jóvenes de clase media, los manifestantes han denunciado la represión policial, especialmente el jueves en São Paulo, donde hubo más de 230 detenidos y un centenar de heridos.

¿Qué reclaman? En plena Copa de Confederaciones, la ola de protestas en este país futbolero ha tomado por sorpresa a analistas y a la misma Dilma Rousseff, presidenta de una nación que en la última década ha logrado ingresar a 40 millones de personas a la clase media, gracias a los planes de inclusión social y una mejora en la economía.

PUBLICIDAD

Los manifestantes piden que los $15.000 millones destinados por el Gobierno para el Mundial sean invertidos en vivienda digna, salud y educación públicas de calidad.

Las protestas vienen precedidas por la primera caída en la popularidad de la presidenta, que pasó de 65% en marzo a 57% en junio, a causa de malas noticias en la economía: un decepcionante crecimiento de 0,6% en el primer trimestre y una inflación que va en aumento (6,5% anual en mayo, el techo de la meta oficial).

El tomate subió 96% en una año hasta mayo pasado, la cebolla 70%, y el arroz y el pollo 20%. Es mucho para un país que siente terror por la inflación. “Rousseff sabe que su popularidad está cayendo y la inflación es un mal muy temido por los brasileños, que tenemos una historia nefasta”, manifestó la semana pasada Margarida Gutiérrez, experta en macroeconomía de la Universidad Federal de Río de Janeiro.

Rousseff fue abucheada el sábado en el Estadio de Brasilia, al declarar inaugurada la Copa Confederaciones. Pero todavía cuenta con niveles de popularidad récord y es favorita, por mucho, para la reelección en el 2014.

“Las manifestaciones son legítimas y propias de la democracia”, le dijo ayer, en un comunicado, aun país cuyo auge económico le ha enseñado, al parecer, a exigir grandes cosas.

  • Comparta este artículo
Mundo

Brasil reúne a miles en protesta que se encendió con 20 céntimos

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota