Mundo

Brasil asume el comando de las negociaciones de la conferencia Rio+20

Actualizado el 16 de junio de 2012 a las 12:00 am

Mundo

Brasil asume el comando de las negociaciones de la conferencia Rio+20

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Río de Janeiro (AFP). Brasil asumió hoy sábado el comando de las negociaciones de la conferencia de la ONU Rio+20, en un esfuerzo por evitar un fracaso de la cumbre que reunirá a 130 líderes la próxima semana en Río para sellar un acuerdo mundial por el medio ambiente y la lucha contra la pobreza.

"Necesitamos entrar en una dinámica nueva, buscar la convergencia, concentrarnos en las cuestiones realmente cruciales para que podamos concluir el texto en el tiempo previsto", urgió el canciller brasileño, Antonio Patriota.

Tras cinco meses de discusiones, los negociadores de más de 190 países agotaron el viernes el plazo final para sellar el acuerdo que busca encaminar al mundo hacia una economía verde y social.

Como país anfitrión de la conferencia, la cuarta de su tipo convocada por la ONU desde 1972, Brasil lidera un último esfuerzo negociador a contrarreloj, ya que pretende alcanzar un acuerdo este lunes, antes de la llegada de los jefes de Estado y de Gobierno que cerrarán la conferencia con una cumbre entre el miércoles y el viernes.

Menos de 40% del texto final cuenta con consenso.

"Nuestra ambición es llegar con un texto acordado para la noche del lunes" y no dejar cabos sueltos para los presidentes que abrirán la sesión cumbre el miércoles, explicó el ministro en rueda de prensa.

Brasil presentó una nueva propuesta de texto reducido el sábado, que consolida el anterior. El documento de 81 páginas acabó reducido a 56.

"Los negociadores tienen que comenzar a aceptar grandes partes del texto", urgió el sábado Nikhil Seth, director de Desarrollo Sostenible de la ONU.

Mientras los técnicos discuten cada uno de los puntos de la declaración, desde la transición del mundo a una economía verde a la preservación de los océanos o la adopción de objetivos de desarrollo sostenible para todos los países, los presidentes de las grandes naciones desarrolladas y emergentes debatirán un tema más inmediato: la crisis, en la cumbre del G20 en Los Cabos, México.

"Estamos ante los dos días más duros de la negociación", dijo la negociadora jefe de Venezuela, Claudia Salerno.

El gobierno brasileño descartó que la presidenta Dilma Rousseff aproveche esa ocasión para sumar consensos. "La presidenta no discutirá Rio+20 en Los Cabos, México", aseguró el negociador brasileño, Luiz Alberto Figueiredo.

PUBLICIDAD

La crisis económica internacional planea sobre las negociaciones de la Rio+20. "Están desmantelando la ayuda internacional y la quieren sustituir con caridad del sector privado", dijo el jefe negociador de Bolivia, René Orellana.

El comisario europeo para el medio ambiente, Janez Potocnik, aseguró que no es fácil debatir cuestiones ambientales cuando se debe lidiar con una crisis económica. “Tenemos que entender que la respuesta a la crisis también radica en más reconciliación con el medio ambiente", dijo.

Potocnik aseguró que Europa sigue comprometida con alcanzar 0,7% del PIB para la cooperación hasta 2015, cuando ahora ronda el 0,4%.

"Un milagro" (para alcanzar un acuerdo) pidió a los negociadores Lasse Gustavsson, del Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF).

A 40 kilómetros del lujoso barrio de Río que acoge las conferencias, se celebra la Cumbre de los Pueblos, una contracumbre de indígenas y activistas de todo el planeta que intenta empujar a los gobernantes a un acuerdo.

"Me sumo a la opinión generalizada aquí de que los gobernantes no decidirán mucho. En la Cumbre de los Pueblos sí elaboramos soluciones para el futuro del planeta", dijo Eric Lavillunière, del Instituto Europeo de Economía Solidaria.

La conferencia de la ONU es la mayor de la historia, con 50.000 participantes entre líderes mundiales, activistas, indígenas y grandes empresarios.

Centenares de actividades tienen lugar en un radio de 60 kilómetros y en medio de un tráfico caótico, con organizaciones mostrando ejemplos prácticos de economía de bajo impacto en la naturaleza.

Según cifras de la ONU, la demanda de alimentos aumentará 50% para 2030 y la de energía 45%, en un contexto de incremento de la desigualdad social, escasez de agua y aumento de la temperatura del planeta que muestran que sus recursos se agotan.

  • Comparta este artículo
Mundo

Brasil asume el comando de las negociaciones de la conferencia Rio+20

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota