Mundo

Ocho muertos y decenas de heridos en manifestaciones

Bolivia al borde del caos tras jornada de violencia

Actualizado el 12 de septiembre de 2008 a las 12:00 am

 Morales advirtió que podría dejar de escuchar llamados a la prudencia

 Hugo Chávez y otros mandatarios solidarios con Gobierno boliviano

Mundo

Bolivia al borde del caos tras jornada de violencia

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

La Paz y otras procedencias. Reuters y AP. Bolivia quedó ayer al borde del caos, en medio de violentas manifestaciones opositoras contra los planes socialistas del Gobierno, que dejaron al menos ocho muertos, decenas de heridos y golpearon las vitales exportaciones de gas a Brasil y Argentina, según se informó.

El presidente Evo Morales, que pretende poner en vigencia una nueva Constitución indigenista-socialista el próximo año, advirtió que podría dejar de escuchar los llamados a la prudencia ante lo que describió como “actos delincuenciales financiados por terratenientes del oriente”.

En Caracas, el presidente Hugo Chávez, el principal aliado de Morales, expulsó al embajador de Estados Unidos y aseguró que podría hasta financiar a grupos armados en Bolivia si se atentara contra el mandatario indígena.

“Si a Evo lo mataran, crean los golpistas de Bolivia que me estarían dando luz verde para apoyar cualquier movimiento armado en Bolivia, no tendría yo ningún problema”, resaltó en un discurso el presidente venezolano.

En sentido similar se manifestaron los mandatarios de otras naciones suramericanas.

Violencia. Los choques de ayer en las convulsionadas tierras bajas cuyos líderes reclaman autonomía, se dieron un día después de que el izquierdista Morales ordenara la expulsión del embajador de Estados Unidos por considerar que, junto con la oposición conservadora, trama un golpe de Estado para derrocarlo.

Las protestas son impulsadas por los gobernadores opositores del rico distrito oriental de Santa Cruz y otros tres departamentos, que acusan al mandatario indígena de pretender convertir a Bolivia en una nueva Cuba.

Las protestas de la oposición contra el Gobierno se radicalizaron desde hace un mes, luego de que Morales fuera ampliamente ratificado en una consulta popular y decidiera acelerar el proceso de reforma constitucional.

El Gobierno informó que ocho personas murieron y 34 quedaron heridas en el norteño distrito amazónico de Pando cuando un grupo de campesinos que iba a una asamblea fue cercado y atacado supuestamente por seguidores del gobernador departamental, que es de la oposición.

“Estamos hablando de una verdadera masacre que tiene responsable, el prefecto de Pando Leopoldo Fernández”, aseguró a periodistas el viceministro de Coordinación con Movimientos Sociales, Sacha Llorenti.

También se reportaron decenas de heridos en Santa Cruz y en la sureña ciudad de Tarija, donde en los dos últimos días se produjeron violentas tomas de oficinas del Gobierno nacional y choques entre “autonomistas” y partidarios del Gobierno de Morales.

Por otra parte los militares abandonaron ayer la custodia de oficinas públicas de las cinco ciudades bolivianas donde hubo vandalismo y saqueo.

“Volvemos a los cuarteles. Solo saldremos a las calles si hay una orden escrita del presidente de la República”, dijo un vocero militar.

  • Comparta este artículo
Mundo

Bolivia al borde del caos tras jornada de violencia

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota