Mundo

Fiscal anunció que considera solicitar máximo castigo

Acusado de secuestro de tres mujeres en Estados Unidos podría enfrentar pena de muerte

Actualizado el 10 de mayo de 2013 a las 12:00 am

Prensa divulgó ayer carta en la que Castro se tachaba de ‘depredador sexual’

Una de las víctimas estuvo embarazada en al menos cinco ocasiones

Mundo

Acusado de secuestro de tres mujeres en Estados Unidos podría enfrentar pena de muerte

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

464610001429605948
Secuestrador frente a Justicia
                         Ariel Castro (centro) compareció ayer ante un tribunal en Ohio, junto con sus dos hermanos, Onil y Pedro, quienes quedaron libres y sin cargos. | AFP.
ampliar
Ariel Castro (centro) compareció ayer ante un tribunal en Ohio, junto con sus dos hermanos, Onil y Pedro, quienes quedaron libres y sin cargos. | AFP.

Cheveland. AFP y EFE. El fiscal estadounidense Timothy McGinty afirmó ayer que podría pedir la pena de muerte contra Ariel Castro, por interrumpir los embarazos de sus víctimas, las tres mujeres que mantuvo secuestradas durante diez años en Cleveland, Ohio.

“El condado va a presentar cargos contra cada acto de agresión sexual y de tentativa de asesinato, y por cada acto de asesinato calificado que cometió al interrumpir embarazos”, dijo McGinty, quien añadió que su oficina buscará “requerimientos castigados con la pena de muerte”.

Esposado y con los ojos fijos en el suelo, Ariel Castro, de 52 años, compareció ayer ante una corte de Ohio para afrontar los cargos de violación y secuestro contra tres mujeres y una menor que mantuvo cautivas en su domicilio durante una década.

El exconductor de autobús de origen puertorriqueño no se pronunció durante la audiencia, mientras el tribunal dictó una fianza de ocho millones de dólares, dos millones por cada uno de los cuatro casos.

Las mujeres secuestradas son Amanda Berry, de 27 años, Gina DeJesús, de 23, y Michelle Knight, de 32. Asimismo, se acusa a Castro del secuestro de Jocelyn, la hija de seis años que tuvo con Berry durante su cautiverio.

“Junto con el cautiverio, hubo repetidas golpizas. Fueron atadas e impedidas y víctimas de abuso sexual”, señaló el fiscal del condado, Brian Murphy.

Castro se presentó ante la corte con la defensora de oficio Kathleen DeMetz. Tras la audiencia, la abogada dijo a los periodistas que Castro tenía riesgo de suicidio y que debía ser colocado bajo vigilancia especial cuando sea llevado a la cárcel del condado.

Década de terror. El periodista Scott Taylor, de la televisión local WOIO, narró haber hallado una nota en la casa de Castro, la cual habría sido escrita en 2004, en la que este se considera un depredador sexual, con ideas suicidas. “Soy un depredador sexual. Necesito ayuda”, reza la nota, según Taylor.

Michelle Knigth, la única de las tres mujeres que seguía ayer hospitalizada, reveló a la Policía que estuvo embarazada “al menos cinco veces” durante sus casi doce años de cautiverio, informó la cadena CBS News.

PUBLICIDAD

“Ariel Castro le hizo perder el bebé”, según el informe de policía que hace referencia a, al menos, un embarazo. “La dejó sin comer durante al menos dos semanas y le dio golpes en el vientre hasta que tuvo un aborto”, según CBS.

El secuestrador también compró una piscina inflable en la que Amanda Berry dio a luz en diciembre del 2006. Otra secuestrada, Michelle Knigth, fue obligada a ayudarla en el parto bajo amenaza de muerte “si el bebé no sobrevivía”.

Las condiciones de cautiverio de las víctimas siguen siendo divulgadas a cuentagotas. Los investigadores hallaron cadenas y cuerdas en la casa donde permanecieron cautivas. El jefe de la policía de Cleveland, Michael McGrath, confirmó que “estuvieron atadas”.

El subjefe policial de Cleveland, Ed Tomba, señaló que las tres mujeres nunca abandonaron la propiedad del acusado hasta que fueron rescatadas la noche del lunes.

“No estaban en el mismo cuarto, pero se conocían y sabían que las otras estaban ahí”, dijo, sin confirmar versiones de que las cautivas tuvieron múltiples embarazos.

La Policía reconoció haber ido dos veces a la vivienda de Ariel Castro: en marzo de 2000 por una pelea callejera, y en enero de 2004 debido a que el transportista escolar había olvidado a un niño en un bus. Las autoridades llamaron a la puerta sin obtener respuesta.

  • Comparta este artículo
Mundo

Acusado de secuestro de tres mujeres en Estados Unidos podría enfrentar pena de muerte

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota