Por: Carlos Láscarez S. 15 marzo, 2015

El aeropuerto Juan Santamaría normalizó ayer sus operaciones y rehabilitó los vuelos, luego de un cierre de 14 horas entre jueves y viernes debido a la caída de ceniza del volcán Turrialba. Esto provocó la cancelación de 111 salidas y llegadas, que afectó a unos 7.000 pasajeros.

Durante todo el día fue notoria la mayor cantidad de turistas, por lo que la administradora de la terminal, Aeris Holding Costa Rica, reforzó el personal para no retrasar la atención.

Asimismo, coordinó con Migración, la Policía Aeroportuaria y la Policía de Tránsito.

Wilhelm von Breymann, ministro de Turismo, aseguró que el Juan Santamaría funcionaba sin contratiempos, gracias a la colaboración recibida de las partes involucradas.

“Estaremos atentos en el momento en que se vuelva a presentar una situación similar, con el objetivo de poder contribuir a resolverla con eficiencia”, aseveró von Breymann.

Por su parte, Juan Belliard, director de Operaciones de Aeris, explicó que ayer la principal singularidad que se evidenciaba en la terminal aérea era una mayor salida de pasajeros, pues a los habituales se sumaron quienes no pudieron viajar ni el jueves por la tarde y noche, ni el viernes por la mañana.

El funcionario agregó que algunas líneas aéreas, como Air Canada, Aeroméxico, Avianca, Copa y American Airlines, enviaron aviones más grandes para solventar la situación y dar cabida a todos los viajeros.

En un comunicado de prensa, el Instituto Costarricense de Turismo (ICE) indicó que las aerolíneas están asumiendo la responsabilidad de la distribución y reasignación de los pasajeros demorados, aspecto que prevén solucionar en dos días.

Álvaro Vargas, director de Aviación Civil, afirmó que luego de la remoción de ceniza de la pista de rodaje, no existe peligro alguno por poca visibilidad o de orden técnico para los aviones, según la inspección realizada.