Por: Sofía Chinchilla C. 9 agosto, 2016

Dentro de pocos meses, los poseedores de planes de ahorro y préstamo del Instituto Nacional de Vivienda y Urbanismo (INVU) podrían pagar un interés menor al 9% actual por la deuda que contrajeron para adquirir un lote o una casa.

Este lunes, se firmó la contratación de un estudio actuarial –con un costo de ¢8 millones– que definirá cuál es el ajuste ideal, informó Sonia Montero, presidenta ejecutiva de esa entidad. “De que la bajamos, la bajamos”, enfatizó la jerarca, quien prefirió no conjeturar sobre cuál será el nuevo porcentaje.

Según Montero, también estudian si esa nueva tasa será fija durante todo el plazo para pagar la deuda, o aplicará por un tiempo determinado.

Lo único que está claro es que adecuarán la tasa de 9% que han ofrecido por muchos años, sin que Montero pudiera precisar cuántos.

En julio, en una entrevista con La Nación , Rosendo Pujol, ministro de Vivienda, calificó aquella tasa de interés “excesiva” y externó su recomendación para bajarla.

Para el consultor financiero y exgerente del Banco de Costa Rica, Carlos Fernández, se podría optar por establecer una tasa de interés escalonada pero “agresiva”, dadas las condiciones del mercado.

“Podría empezar en un 6%, que compite mucho con la banca del Estado, y que progresivamente, en el plazo del crédito, se eleve de manera razonable, según la economía del país”, sugirió el especialista.

La tasa del 9% de interés es la que se aplica para todos los planes de ahorro y préstamo del INVU, los cuales van desde ¢1 millón hasta ¢139 millones.

Con el financiamiento se puede comprar lote, construir en terreno propio, comprar el terreno y construir, o pagar una hipoteca adquirida con anterioridad.

Al contratar algún plan, el cliente se compromete a ahorrar una determinada suma de dinero durante un plazo específico. Al cabo de ese tiempo, el INVU le prestará el monto acordado.

Por ejemplo, si una persona necesita ¢40 millones para construir su casa, puede escoger entre nueve planes, entre los cuales varía el tiempo para ahorrar y para cancelar la deuda, así como las cuotas mensuales.

tabla
Plazo. Además de bajar los intereses, la presidenta ejecutiva del INVU también adelantó una ampliación de los plazos para el pago de la obligación.

“Los jóvenes necesitan 25 o 30 años para pagar las deudas, y también que las cuotas sean razonables, por si quieren tener hijos o estudiar, que puedan hacerlo y no hacer el sacrificio tan enorme de invertir el 60% de los ingresos de la familia en pagar un préstamo”, manifestó la jerarca.

A juicio de Fernández, aún con mejoras, los planes seguirán siendo atractivos principalmente para jóvenes, ya que cuando se es mayor y con más responsabilidades, no se dispone de tantos años para ahorrar antes de firmar un préstamo.

Para él, el INVU también debe preocuparse por acortar los tiempos de los trámites, los cuales considera muy lentos.