Análisis señala que en el 2014 las condiciones macroeconómicas favorecieron construcción de viviendas.

Por: Gerardo Ruiz R. 22 septiembre, 2015
El consultor de Fuprovi, Franklin Solano, indicó que pese al aumento en los metros cuadrados de construcción en vivienda para el 2014, esa oferta no responde a la demanda de las familias.
El consultor de Fuprovi, Franklin Solano, indicó que pese al aumento en los metros cuadrados de construcción en vivienda para el 2014, esa oferta no responde a la demanda de las familias.

Moravia

La Fundación Promotora de Vivienda (Fuprovi) presentó este martes el Informe nacional de situación de vivienda y desarrollo urbano 2014.

En el análisis, los expertos señalan que el gobierno del presidente Luis Guillermo Solís no logró, durante su primer año, definir su propuesta para la distribución de los bonos familiares de vivienda, ni cómo ejecutar su propuesta en materia de dotación de casas, lo cual genera incertidumbres.

En el 2014 el Gobierno entregó más de 9.000 bonos de vivienda con un costo total de ₡73.000 millones.

"No solo se trata de si se está de acuerdo o no en los planteamientos y metas del Plan Nacional de Desarrollo, tanto así como en la forma en la que se llevarán a cabo las acciones que permitan cumplir con la propuesta", señala el informe.

Fuprovi estimó que este Gobierno tampoco ha podido superar, hasta ahora, los problemas estructurales que impiden la erradicación de precarios.

"Cambiar las condiciones actuales requiere de un compromiso, coordinación y capacidad de gestión no observadas en el contexto político institucional del país, al menos en el sector, en los últimos años", se lee en el documento, entregado a la prensa este 22 de setiembre.

La Fundación estimó como positiva la meta que se fijó el gobierno de Solís de atender 10.400 viviendas en estado regular para que no se deterioren más.

Empero, el consultor de Fuprovi, Franklin Solano, indicó que el Plan Nacional de Desarrollo, igual que en el tema de atención de precarios, no especifica cómo alcanzar ese objetivo.

Los expertos de la organización privada también concluyeron que muchos de los problemas que ha enfrentado el sector vivienda durante esta administración son heredados de gobiernos anteriores, sin embargo, no han visto en el gobierno "una respuesta estratégica, fuerte, como para desmarcarse y buscar la 'absolución' de aquellos cuestionamientos que no son de su responsabilidad".

Un buen año. Con respecto al 2014, Fuprovi concluyó que fue un buen año para la construcción de vivienda, gracias a las condiciones que presentó la economía costarricense, como la inflación relativa de 5,1%, el tipo de cambio tan estable como las tasas de interés, que estuvieron bajas.

Esto llevó a un aumento significativo en la cantidad de metros cuadrados que se construyeron.

Sin embargo, pese a que creció la cantidad de vivienda disponible, las familias aún tienen obstáculos para acceder a los proyectos.

Según el informe, la vivienda construída no responde a la demanda de la población y los trámites para los proyectos de vivienda tardan entre 40 y 50 meses en concretarse.

El costo de esos trámites, como los de carácter financiero, representan en promedio un 7,4% para los proyectos financiados mediante adelanto de subsidio y de un 13,9% en promedio para los proyectos mediente financiamiento llave en mano.

"Agilizar y abaratar los trámites para construcción de vivienda se convierte en una necesidad imperiosa", concluyó el informe.