Bajo el programa Puente al Desarrollo ya se han identificado y visitado a más de 14.000 familias con 62 cogestores que el IMAS tenía contratados cuando se anunció el proyecto.

Por: Daniela Cerdas E. 22 junio, 2015

Este lunes el Instituto Mixto de Ayuda Social (IMAS) empezó la capacitación de los 162 personas que visitarán a familias en extrema pobreza, para dar atención a sus necesidades, como acceso a salud o búsqueda de empleo, entre otros.

La capacitación forma parte del Plan Puente al Desarrollo, que el Gobierno anunció en marzo anterior.

Este programa dará ¢75.000 mensuales a cada familia con la condición de que se incluyan a alguna de las ofertas que tiene el Estado para potenciar sus capacidades y poder salir de su situación de pobreza. Se trata de posibilidades de estudio para el jefe o jefa del hogar y sus hijos, capacitaciones para aprender un oficio, cuido de hijos y atención en salud.

El personal que recibirá la capacitación se denomina "cogestor". Se trata de trabajadores sociales y psicólogos que conectarán a la familia con las instituciones que les ayudarán dependiendo de sus necesidades. Cada uno tendrá a su cargo 170 familias.

Ellos se capacitarán durante dos semanas en el uso de un módulo informativo donde ingresarán las necesidades de la familia y sus características. Este sistema informático estará en línea y podrá ser consultado por otras instituciones.

Bajo el programa Puente al Desarrollo ya se han identificado y visitado a más de 14.000 familias con 62 cogestores que el IMAS tenía contratados cuando se anunció el proyecto.

En el 2015 y el 2016 se trabajará con los primeros 27.500 hogares; la misma cifra se atendería entre el 2017 y el 2018.

Desde marzo a la fecha se contrató a las 100 personas restantes y, luego de la capacitación, identificarán y visitarán a las 13.300 familias que faltan. Cada cogestor tendrá un salario de cerca de ¢600.000.

Etiquetado como: