Nueva directriz institucional pretende frenar abusos y clientelismo

Por: Patricia Recio 29 octubre, 2014

El Instituto Mixto de Ayuda Social (IMAS) modificó las pautas para la atención de los beneficiarios de los programas de dicha institución, con el fin de priorizar a quienes más necesitan y reducir filas.

Decenas de solicitantes llegaron en el año 2009 a las oficinas del IMAS en todo el país en busca de becas para estudiantes de secundaria. | ARCHIVO.
Decenas de solicitantes llegaron en el año 2009 a las oficinas del IMAS en todo el país en busca de becas para estudiantes de secundaria. | ARCHIVO.

Una directriz emitida por el presidente de esa entidad, Carlos Alvarado Quesada, hace un llamado a atender a la ciudadanía bajo un enfoque de Derechos Humanos. La propuesta también busca reducir filas a través de nuevas tecnologías así como evitar el clientelismo u otros abusos.

Durante el 2013, la Defensoría de los Habitantes recibió 2.344 denuncias contra el IMAS, por lo que la entidad busca mejorar la atención de los usuarios.

Los planes incluyen el desarrollo de una plataforma virtual, centralizada, remota, telefónica y gratuita de atención a la ciudadanía, para reducir las filas y los tiempos de espera, así como para asignar citas y atender dudas.

La normativa además detalla las condiciones que debe tener una persona para recibir beneficios del IMAS y recuerda a todos los funcionarios de la institución a apegarse al deber de probidad, así como a cumplir la obligación de denunciar aquellos actos indebidos dentro de la institución.

También, se ordenó la elaboración de listas de espera transparentes que prioricen a las personas más pobres, el cumplimiento de los requisitos, y la fecha de tramitación de la solicitud de ayuda.

Según informó la entidad esta lista será accesible a la Contraloría de Servicios, e instituciones como la Defensoría de los Habitantes.

Los resultados de estas acciones serían visibles en los próximos cuatro meses, indicaron mediante un comunicado.

Etiquetado como: