Apartamentos más accesibles para ese sector son de entre 40 m ² y 65 m ²

Por: Sofía Chinchilla C. 24 agosto, 2016

Ante el constante reclamo de la clase media por no encontrar viviendas accesibles dentro de la Gran Área Metropolitana (GAM), el sector inmobiliario empieza a reaccionar.

Al menos, esa es la opinión que comparten representantes del Ministerio de Vivienda, la Municipalidad de San José y el Colegio Federado de Ingenieros y Arquitectos (CFIA), para quienes son cada vez más las alternativas, principalmente en condominio, con precios cercanos a los $65.000 (¢36,2 millones al tipo de cambio actual).

Los precios bajos se consiguen a cambio de aceptar espacios pequeños, no más allá de 65 m². Los buscan, sobre todo, personas que vivirán solas o familias de pocos miembros.

Los estudios del Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC) indican que 816.562 de los 1,4 millones hogares que hay en el país tienen entre uno y tres miembros.

Así lo dijeron agentes de venta de varios proyectos que actualmente se comercializan en la GAM. La Nación revisó información de algunos que tuvieran precios más bajos.

La “cifra mágica” que abre el mercado es la de $65.000, según Rosendo Pujol, ministro de Vivienda. El jerarca asegura que desde hace aproximadamente dos años las inmobiliarias han vuelto sus ojos hacia el segmento medio bajo de la población.

“Los desarrolladores tienden a producir proyectos para la gente de más riqueza (...). Ahora entienden que el mercado tiene otras características, sobre todo ahora que hablamos de vivienda en altura”, aseguró Pujol.

Con el modelo vertical se construye Torres de Monterrey, en Hatillo. El proyecto lo componen cuatro torres de seis pisos cada una, con apartamentos de dos habitaciones y 42 m² y otros de tres cuartos y 54m². El precio de venta se inicia en $74.100 (¢41.3 millones).

De acuerdo con Royée Álvarez, encargado de la Comisión de Repoblamiento de San José, cada vez hay más condominios en zonas no tradicionales.

“Los costos se ven reducidos, según el área. Ahora se apuesta por zonas que antes no eran tan llamativas. Estoy hablando de lugares como barrio Luján, Sabana Sur, barrio México y otros, que tal vez no son tan reconocidos como Rohrmoser”, manifestó Álvarez.

Pese a considerar que los desarrollos se concentran en lugares donde aún hay tierras desocupadas, Olman Vargas, director ejecutivo del Colegio Federado de Ingenieros y Arquitectos (CFIA), asegura que en los próximos años también surgirán alternativas en altura en el casco central de la capital, las cuales reemplazarán construcciones ya existentes.

Fuera de San José también se levantan proyectos dirigidos al sector medio.

En Heredia, por ejemplo, Hacienda Las Flores ofrece 280 casas de 53m² en dos plantas, de dos habitaciones, desde los $65.000 (¢36,2 millones).

En la edición 2016 de la feria Expocasa, la cual se inicia hoy, en el centro de convenciones Kölbi, en Parque Viva, en La Guácima, los organizadores ofrecen viviendas con ese mismo precio base.

Para Rosendo Pujol, aún es necesario que surjan alternativas todavía más baratas.

Sin embargo, ante la escasez de terrenos para construir, Álvarez también considera necesario que la población se adapte a la idea de vivir en vertical

A ello, Vargas añadió la recomendación de buscar vivienda cerca de los lugares de trabajo, para ahorrar tiempo y dinero en el traslado de un lugar a otro.