Diana Sofía Posada señaló al comité ejecutivo nacional por un mal manejo del caso del regidor frenteamplista que tiene medidas por violencia de género "desde hace más de seis meses"

Por: Aarón Sequeira 23 mayo, 2016
Diana Posada llevó a la vicealcaldía de Montes de Oca bajo la bandera de Gente Montes de Oca, una coalición entre los partidos Acciones Ciudadana (PAC) y Frente Amplio. Junto a ella, aparece el alcalde de ese ayuntamiento, Marcel Soler, y el segundo vicealcalde, José Rafael Quesada.
Diana Posada llevó a la vicealcaldía de Montes de Oca bajo la bandera de Gente Montes de Oca, una coalición entre los partidos Acciones Ciudadana (PAC) y Frente Amplio. Junto a ella, aparece el alcalde de ese ayuntamiento, Marcel Soler, y el segundo vicealcalde, José Rafael Quesada.

La vicealcaldesa de Montes de Oca, Diana Sofía Posada, renunció este domingo al partido Frente Amplio, molesta por el manejo que la agrupación política le dio al caso de Mario Ruiz Salas, regidor acusado de violencia contra su pareja y, por tanto, medidas de protección para la denunciante.

Posada publicó el domingo por la noche una carta en su página de Facebook dirigida a Patricia Mora, presidenta del comité ejecutivo nacional del FA, y a Marcela Sánchez, presidenta cantonal del partido.

En la nota asegura que el Frente Amplio "les ha dado la espalda a las mujeres que se atrevieron a alzar la voz y denunciar prácticas nocivas para el proyecto político por el que se supone que están trabajando".

La vicealcaldesa justifica su acusación a la agrupación en que los dirigentes del partido sabían que sobre Ruiz pesaban medidas de protección para su pareja y que, aún así, se le permitió ser candidato a regidor.

Además, enterado el alcalde de Montes de Oca, Marcel Soler, se tomó la decisión el 23 de marzo de pedirle la renuncia a la regiduría, nota que -según Posada- tanto Ruiz como Patricia Mora ignoraron.

Posteriormente, el regidor envió una nota el 28 de ese mes en la que solicitó que su caso lo viera el Tribunal de Ética, que en ese momento no estaba sesionando porque no tenía a todos sus miembros.

El cuarto caso.

Este caso, el cuarto en que el Frente Amplio se ve implicado en un asunto de violencia contra la mujer, ha generado críticas de sus militantes hacia las autoridades nacionales, pero también contracríticas de otros simpatizantes contra los que pidan acciones inmediatas.

En el pasado, se discutió si Jorge Arguedas podía aspirar a una curul por haber tenido una denuncia interpuesta por su exesposa en el 2003. Ronal Vargas renunció a su diputación en febrero del 2015, al conocer las autoridades del FA que su expareja y exasesora lo acusaba de acoso sexual.

El caso más reciente fue en marzo, cuando la pareja del legislador Carlos Hernández lo denunció por agresión y él fue puesto bajo prisión por varias horas. El puntarenense ya había enfrentado otra acusación anterior por una causa similar.

"Una persona verdaderamente consecuente con el partido no lo habría puesto en el riesgo en que (el regidor) Ruiz Salas lo ha puesto", aseguró Posada en la misiva.

De hecho, la vicealcaldesa aseguró que, por sus denuncias en este y otros casos, la han atacado frecuentemente en el partido, pues le han exigido casi que obediencia a las decisiones que vienen de las autoridades nacionales.

"Se ha cuestionado mi ética y compromiso partidario por apoyar la decisión tomada (por el alcalde Soler) y asumir una posición consecuente con los principios éticos y políticos del partido", apuntó.

De hecho, no es la primera vez que pesan medidas sobre Mario Ruiz, según el propio regidor reconoció a las autoridades de la coalición Gente de Montes de Oca, integrada por el Partido Acción Ciudadana (PAC) y el Frente Amplio.

"De acuerdo con el Reglamento de Inscripción de Candiaturas del FA, Mario Ruiz nunca debió ser candidato, porque ya había tenido medidas", insistió Posada.

"Nada se puede hacer".

Cuando las autoridades de la coalición conocieron de la denuncia contra Ruiz, solicitaron una audiencia con el comité ejecutivo nacional del FA, durante la cual la diputada Patricia Mora, como jerarca de ese órgano, les dijo que no se podía hacer nada contra el regidor, porque el Tribunal de Ética no podía sesionar sin el presidente.

De hecho, ese órgano revisor de la ética partidaria del Frente Amplio fue restablecido a plenitud en días recientes.

Amén del caso de Ruiz, de hecho, tiene pendiente un resolución sobre el asunto del legislador Hernández.

Para Posada, las mujeres que dentro del Frente Amplio, partido que se considera "feminista", alcen la voz en estos casos, son consideradas "enemigas, traidoras y hasta poco éticas" por respetar y defender los principios éticos frenteamplistas.

"Nos han dicho que no sabemos construir partido, pero la verdad es que yo no quiero construir un partido que sin reparo reproduce actitudes de matonismo patriarcal", sentenció la vicealcaldesa.

Añadió que se ha caído en justificar a un hombre que agreda a una mujer si "la cúpula lo considera un buen cuadro".

Posada aseguró que no hay coherencia ni congruencia entre discurso y acciones en el FA.

"A partir de hoy, 22 de mayo del 2016, solicito borren mi nombre del padrón amarillo y de las filas del Partido. (...) Hablar es revolucionario, decir la verdad es revolucionario. El silencio es cómplice. Nos podrán deslegitimar, pero no nos podrán callar", advirtió la vicealcaldesa de Montes de Oca es su nota.