Iniciativa prevé alza inicial de peajes a ¢500 ida y vuelta y luego a ¢3.500

Por: Luis Miguel Herrera C. 4 junio, 2014

Líderes vecinales entregaron ayer al mandatario Luis Gmo. Solís un plan para ampliar la carretera San José–San Ramón (Alajuela), financiada con un fideicomiso a cargo de bancos estatales.

Solís estuvo acompañado por el viceministro de Infraestructura y Concesiones, Mauricio González, quien manifestó que antes de tomar una decisión, el Gobierno analizará a fondo la propuesta vecinal.

“La intención de analizar esta propuesta es asegurarnos de que la asesoría técnica que han tenido nos permita ver que va a funcionar. Esto abre una puerta para que la obra pública se haga de una nueva forma en el país. Por eso tenemos que estudiarla bien”, dijo González.

Paul Brenes, –exmiembro del Foro de Occidente y líder del grupo civil oferente– aseguró sentirse satisfecho con el recibimiento del gobernante y la posibilidad de hacer una realidad la autopista.

“Estamos complacidos de estar acá con una propuesta que le insistimos al presidente, no es un propuesta, sino un proyecto país que fue validado por instituciones de como el Lanamme (Laboratorio Nacional de Materiales y Modelos Estructurales de la Universidad de Costa Rica) y economistas de la UCR”, indicó Brenes.

El proyecto de los vecinos comenzó a elaborarse a finales del año pasado luego que la administración de Laura Chinchilla decidió poner fin al contrato con la empresa brasileña OAS.

La concesión no prosperó por la oposición de este mismo grupo a pagar peajes. El Estado costarricense debió pagar $35 millones, en marzo pasado, para finiquitar el contrato.

El proyecto. Los vecinos ramonenses plantearon ayer mantener los actuales peajes (Alajuela y Naranjo), pero aumentando su precio a un total de ¢500 ida y vuelta, durante los cuatro años de construcción.

Hace apenas un mes estimaban que el valor de los peajes debía ser de ¢1.000.

En la actualidad, cada auto liviano paga en peajes ¢225 (¢75 en Alajuela y ¢150 en Naranjo).

En su momento la empresa OAS ofreció que durante la etapa constructiva no se cobrarían peajes.

Según los vecinos, una vez terminada la carretera entraría en vigencia el cobro de peajes por ¢3.500 ida y vuelta.

Paul Brenes y Róger Barboza (centro), del grupo de vecinos, y Max Soto, del Instituto de Investigación en Ciencias Económicas de la UCR, presentaron ayer el plan de la carretera en la Casa Presidencial. | MAYELA LÓPEZ.
Paul Brenes y Róger Barboza (centro), del grupo de vecinos, y Max Soto, del Instituto de Investigación en Ciencias Económicas de la UCR, presentaron ayer el plan de la carretera en la Casa Presidencial. | MAYELA LÓPEZ.

Luis Guillermo Loría, coordinador del Programa de Infraestructura del Transporte del Lanamme y quien también estuvo en la reunión, aseguró que la nueva carretera tendría más obras que la que haría la compañía brasileña.

“Estamos hablando de un proyecto con el doble de construcciones. Ampliaciones de carriles a seis, ocho y cuatro dependiendo del tramo que se va a construir”, comentó Loría.

Futuro. En el encuentro de ayer se fijó una nueva cita para la próxima semana para que los lugareños detallen su iniciativa al ministro Transportes, Carlos Segnini, quien no estuvo presente en la Casa Presidencial.

Si el Poder Ejecutivo acoge el proyecto vecinal, su contenido debe presentarse a la Asamblea Legislativa, con el fin de que se apruebe un texto sustitutivo al proyecto original que permita la figura del fideicomiso para financiar la obra.

Paul Brenes aseguró que ayer mismo se reunió con algunos diputados con la finalidad de impulsar el proyecto.