Comentarios fueron extraídos del perfil de La Nación de la red social de Facebook

Por: Andrea González Mesén 1 agosto, 2013

Luego del anuncio que hizo este miércoles el Instituto Costarricense de Electricidad (ICE) de aplicar un incremento en las tarifas de mensajería de texto y de un cambio en el cobro del servicio de Internet, los usuarios de estos servicios no se hicieron esperar y comentaron a través de las redes sociales su opinión al respecto.

El ICE sostuvo que por políticas de Apple no puede revelar cuántos usuarios tiene de iPhone 5, que fue revelado el año pasado. Los dueños de estos teléfonos no podrán cambiar a 4G. | MAYELA LÓPEZ
El ICE sostuvo que por políticas de Apple no puede revelar cuántos usuarios tiene de iPhone 5, que fue revelado el año pasado. Los dueños de estos teléfonos no podrán cambiar a 4G. | MAYELA LÓPEZ

Según el ICE las tarifas de ¢3 para los mensajes de texto, ¢6 para los mensajes multimedia y ¢50 para la video llamada empezó a regir a partir de las cero horas de este jueves 1.° de agosto.

En el caso del Internet la tarifa dejará de ser plena y pasara a un cobro por descarga. Cada kilobyte transferido costará ¢0,0085.

Entre las principales molestias que expresaron los usuarios del ICE en el perfil de La Nación en Facebook está la calidad del servicio que actualmente reciben. A criterio de muchos el incremento debería de ir de la mano con la calidad del servicio.

"Espero que en algunos años también elevan el nivel de servicio a estándares internacionales, al igual que los precios", comentó Peter Kader.

Por otra parte, hay usuarios que opinan que con las medidas implementadas el Instituto abrió las puestas para que usuarios emigren a otras empresas.

"La medida puede ser aprovechada por la competencia para llevarse a cientos de usuarios", escribió Allan Avila.

Finalmente, hay quienes aseguran tomarán medidas para evadir los cambios utilizando aplicaciones de mensajería de texto y las redes inalámbricas wifi.

El ICE tramita cerca de 1.000 millones de mensajes al mes y las variantes afectarán a unos 3,8 millones de beneficiarios.