A criterio de los magistrados, las autoridades del Frente Amplio no ejercieron una fuerza invencible para exigirle al exdiputado su renuncia a la curul

Por: Esteban Oviedo, Aarón Sequeira 27 febrero, 2015
Ronal Vargas alegó haber sido forzado a renunciar por dirigentes del Frente Amplio. | ARCHIVO/Cortesía de Belisario Solano
Ronal Vargas alegó haber sido forzado a renunciar por dirigentes del Frente Amplio. | ARCHIVO/Cortesía de Belisario Solano

El Tribunal Supremo de Elecciones (TSE) rechazó esta mañana el recurso de amparo electoral que presentó el exlegislador Ronal Vargas, en el que pedía que se le devolviera la diputación, bajo el criterio de que las autoridades del Frente Amplio lo obligaron a renunciar.

Según el criterio de los magistrados, no hubo violencia ni actos coercitivos ilegítimos de parte de las autoridades frenteamplistas en contra de Vargas.

El letrado Andrei Cambronero explicó que Vargas, como diputado por la nación, tenía la posibilidad de cobijarse por un régimen de independencia, que "se ve vigorizado por la inmunidad parlamentaria".

Vargas presentó un recurso de amparo contra las autoridades del Frente Amplio cinco días después de renunciar a la diputación en el plenario legislativo, el 5 de febrero, al alegar problemas de salud.

El mismo día de su renuncia, seis horas después de su despedida, La Nación reveló que las verdaderas razones de la dimisión era que había una queja en contra del parlamentario, por supuesto acoso sexual en contra de una asesora de su despacho.

El recurso de amparo electoral del excongresista iba dirigido contra el excandidato presidencial de FA, José María Villalta; la presidenta de la agrupación, Patricia Mora, y el jefe de la fracción parlamentaria, Gerardo Vargas.

En su descargo, las autoridades del Frente argumentaron que Ronal Vargas no solo aceptó renunciar al cargo, sino que además aceptó que se le hiciera la carta de dimisión.

El letrado Cambronero añadió que, en vista de las condiciones de edad, educación y estatus, el exdiputado no sufrió de una fuerza invencible para que renunciara a la curul.

"El TSE hace mención de que, por las condiciones particulares del diputado, no se considera que se aplicó una violencia invencible, por su formación académica", explicó Cambronero.

Ronal Vargas, guanacasteco de 48 años, ahora deberá enfrentar una denuncia por acoso sexual en su contra, como civil, presentada por la asesora el 16 de febrero.