Detectó problemas para determinar por cuál medio de pago se cancelaron las facturas

Por: Natasha Cambronero 19 agosto, 2014

Debido a “incongruencias” en la liquidación de gastos de la última campaña electoral, el Tribunal Supremo de Elecciones (TSE) revisa una a una, y con cuidado, las facturas presentadas por el Partido Accesibilidad Sin Exclusión (PASE).

En su segunda experiencia legislativa a Óscar López le tocará repetir como diputado unitario del PASE.
En su segunda experiencia legislativa a Óscar López le tocará repetir como diputado unitario del PASE.

El departamento de Financiamiento de Partidos Políticos del TSE, con la venia de los magistrados, decidió analizar toda la documentación aportada y no solo realizar un muestreo, como es el trámite usual.

El jefe de esa dependencia, Ronald Chacón, explicó que la medida se tomó porque el Partido presentó las facturas, pero el documento que comprueba el mecanismo de pago (cheque, certificado de cesión o trasferencia bancaria) se entregó aparte, lo cual dificulta el análisis de la información.

“Nos dejaron una especie de rompecabezas. La forma en que fue presentada la documentación de gastos dificulta establecer una relación precisa”, dijo Chacón.

Ante esta situación, el TSE convocó a personeros de la agrupación para que les explique la situación de la liquidación. Además, pidió al Colegio de Contadores Públicos, investigar al auditor externo que certificó la liquidación gastos, debido a que la misma no cumple con los lineamientos previstos en el reglamento del TSE.

El presidente y diputado del PASE, Óscar López, asegura que todo se debe a un problema con el sistema contable que uso el auditor, el cual no es compatible con el que usa el Tribunal.

“La empresa que realizó la auditoria usó un sistema volado que cuando en el Tribunal se usó fue como si les hablará en otro idioma; eso fue lo que sucedió, no existe nada anómalo”, expresó López.

El legislador agregó que le parece “muy sano y responsable” que el TSE analice de manera minuciosa la iquidación de los gastos de su agrupación, a la vez que negó que lo ocurrido se deba a un error o bien, que se haya querido esconder alguna irregularidad en los gastos presentados.

“Todo está tan a derecho que facilitamos al Tribunal un par de asistentes para que los ayuden a ordenar dilucidar lo que paso”, añadió López.

Este es el tercer partido al cual el TSE ordena analizar con lupa sus gastos: primero fueron los partidos Unidad Social Cristiana (PUSC) y Renovación Costarricense.

En el caso de PUSC, el Tribunal presume que "podría existir una inobservancia del principio de independencia por parte del contador público" que certificó los estados financieros de la agrupación.

El contador aparece contratado para prestar y supervisar servicios contables de la agrupación y, a la vez, es quien certifica los gastos, lo cual a juicio de Chacón está prohibido en el Código de Ética del Colegio de Contadores Públicos.

Con Renovación Costarricense, el TSE detectó "incongruencias", porque en la liquidación se reportaron unos ¢400 millones que no aparecen en los estados financieros de la agrupación durante el periodo de la campaña, de octubre de 2013 a marzo de 2014.