Por: Gustavo Arias R. 25 noviembre, 2015
La represa de El Diquís se alimentará de las aguas provenientes del río General. El embalse abarcará 7.000 hectáreas y, según el ICE, es el emprendimiento hídrico más grande proyectado en Centroamérica.
La represa de El Diquís se alimentará de las aguas provenientes del río General. El embalse abarcará 7.000 hectáreas y, según el ICE, es el emprendimiento hídrico más grande proyectado en Centroamérica.

El Tribunal Contencioso Administrativo desestimó una denuncia contra el ICE por presuntos daños ambientales en las actividades propias de las fases de investigación, exploración y experimentación geológica en unas 20 hectáreas de la reserva indígena de Térraba, para la ejecución del Proyecto Hidroeléctrico El Diquís (PHED).

La instancia judicial consideró que el ICE "no causó daños ambientales". Sin embargo, ordena al ICE a que si decide reabrir o retomar la fase de investigación geólogica en Térraba (detenido desde 2011), "deberá iniciar el procedimiento de evaluación ambiental respectivo" y hacer una "consulta indígena previa, libre e informada".

El ICE ya se había librado, a mediados de año, de una parte de la denuncia —presentada por la Asociación de Desarrollo Integral Indígena de Térraba (Aditt)— referente al uso de tierra indígena sin una consulta previa.

El Tribunal archivó esa parte del caso a solicitud del actual presidente de la Aditt, Genaro Gutiérrez, quien desde el inicio del proceso judicial manifestó su apoyo al ICE.

La demanda, que exigía una reparación de $200 millones, fue presentada en 2011 cuando la Asociación estaba presidida por Geini Gutiérrez.

El argumento presentado en su momento por la Aditt era que el ICE causó daños ambientales en 20 hectáreas de sus tierras, tras firmar un contrato de arrendamiento con un ciudadano no indígena, en el 2008.

Ahí, el Instituto tenía instalado hasta abril de 2011 el campamento de trabajadores para desarrollar el Proyecto El Diquís.

Etiquetado como: